Última Hora

Entre las 900 principales ciudades del mundo, cerca de 600 sufrirán un enlentecimiento de su economía en 2020-2021, debido a la caída del comercio internacional, según un estudio de Oxford Economics.

De las diez primeras en el ranking por Producto Interno Bruto (PIB), solo de Londres se espera una aceleración (+2,1% en 2020-2021 contra 1,5% en 2018-2019), según el informe titulado "Global Cities" ("Ciudades Globales").

En París, el crecimiento llegará a 1,7%, una baja de 0,2 de punto porcentual.

Al otro lado del Atlántico, Nueva York tampoco escapará de la desaceleración, con una proyección de 1,8% de crecimiento en el período señalado contra 2,2% en 2018-2019.

Eso no le impedirá a la Gran Manzana liderar en las proyecciones para 2035 el ránking del PIB con Tokio, Los Angeles y Londres.

- Comercio mundial -
La razón principal de esta desaceleración, según los autores del estudio, se encuentra "claramente" en la ralentización del comercio mundial.

Muchas de las grandes ciudades comprendidas en la investigación poseen importantes sectores manufactureros y se ven "directamente afectadas" por esta disminución.

En algunos casos en los que el sector manufacturero es una parte importante de la economía local, el enlentecimiento impacta más a la ciudad que al país al que pertenece.

Los economistas ponen como ejemplo a Barcelona, en España, donde la industria representa 19% de la economía local, mientras que en Taipei, en Taiwan, ese sector comprende 23% de la actividad total.

La caída en la manufactura, sin embargo, no es la única explicación de la ralentización económica de las ciudades.

Un comercio mundial en baja impacta también en la demanda de servicios, en particular transporte y seguros.

"Además, se registran impactos indirectos de la ralentización sobre el gasto de los consumidores", a través de la reducción salarial y menor generación de empleo, dice el informe.

En su análisis de las dificultades de la industria, los autores van más allá de la debilidad derivada de las tensiones comerciales entre Estados Unidos y sus principales socios.

Algunas ciudades europeas que albergan importantes fábricas de automóviles, están sufriendo los efectos de la puesta en vigencia en 2018 de nuevas reglas ambientales, señalan los investigadores. También deben adaptarse a las preferencias de los consumidores, que se vuelcan cada vez más hacia vehículos eléctricos o híbridos.

En América Latina, la inestabilidad política hace mella en la economía de los centros urbanos, con Caracas como el ejemplo más notorio.

En Estados Unidos, la californiana San José, la mayor ciudad de la región conocida como Silicon Valley, hogar de la industria tecnológica, podría sufrir el enlentecimiento más marcado, de 8,6% en 2017 a 3,2% en 2020.

En Asia se espera que las ciudades chinas se queden sin aliento, aunque cuatro de ellas -Shangái, Pekín, Guangzú y Shenzen- integrarán el top 10 mundial de PIB en 2035. Las previsiones para India, por el contrario, son más auspiciosas: las ciudades del subcontinente mostrarán un franco crecimiento.

Las ciudades de Ho Chi Minh en Vietnam y de Nom Pen en Camboya figuran también como las que se perfilan con los mejores desempeños durante los próximos dos años.

"En el horizonte 2035, las ciudades asiáticas habrán superado en general a las ciudades norteamericanas y europeas", resumen los economistas.