Última Hora

El gobierno de España reportó este jueves 551 fallecidos por coronavirus en las últimas 24 horas, lo que eleva el total en el país a 19.130.

El balance de fallecidos en el tercer país del mundo más castigado por la pandemia marca un ligero repunte respecto al miércoles, cuando el ministerio de Sanidad reportó 523 muertos en su parte diario.

Los casos confirmados, a su vez, se incrementaron en cerca de 5.200 para sumar 182.816.

El balance oficial comunicado por el ministerio de Sanidad ha sido no obstante cuestionado en las últimas horas en lo que se refiere al número de fallecidos, ya que desde las regiones de Madrid y Cataluña indicaron que hay miles de muertos más.

Según indicaron las autoridades de ambas regiones, que suman juntas un 56% del total de los decesos de España, el recuento de fallecidos no ha sido exhaustivo en residencias de ancianos y en los domicilios.

Oficialmente, Madrid sumaba este jueves 6.877 muertos por Covid-19, pero el miércoles, el vicepresidente regional, Ignacio Aguado, dijo que e realidad podrían ser más de 10.000.

En Cataluña (3.855 muertos hasta la fecha, según el ejecutivo español), el gobierno regional anunció el miércoles un cambio en el método de recuento, que apunta a algo más de 7.000 muertos.

"Los datos ofrecidos hasta ahora eran oficiales y recogían, a través de los hospitales catalanes, las personas muertas en este tipo de centros. Pero a partir de hoy (...) también se facilitan datos de defunciones en residencias y domicilios de toda Cataluña", indicó el gobierno regional la noche del miércoles.

"Las funerarias declaran diariamente los casos de coronavirus difuntos. Un total de 7.097 personas hasta el día de hoy", agregó el gobierno catalán.

Con los datos oficiales de este jueves van cuatro días consecutivos con un balance diario de muertos inferior a los 600.

"Vamos por el buen camino", pero "aún quedan momentos difíciles y en las siguientes fases aún hay que ser prudentes", enfatizó Fernando Simón, director del centro de emergencias sanitarias.

Simón destacó el "descenso progresivo en el número de nuevos hospitalizados", lo que alivia la presión sobre los centros.