En tiempos de epidemia más vale usar papel para secarse las manos que un secador eléctrico, que es menos eficaz para acabar con los patógenos que han sobrevivido al lavado, según un estudio divulgado este viernes.

Las autoridades sanitarias internacionales insisten desde el comienzo de la epidemia del nuevo coronavirus en la importancia de lavarse las manos regularmente con agua y jabón.

Las manos son un vector importante de transmisión de patógenos. Tocan los pomos de las puertas y los grifos y con frecuencia se llevan a la cara. 

Los autores de un estudio que debía presentarse esta semana en París, en el Congreso Europeo de Microbiología Clínica y Enfermedades Infecciosas, anulado debido a la COVID-19, concluyen que si las manos están mal lavadas, el papel es más eficaz para eliminar los gérmenes recalcitrantes.

Aunque los experimentos no utilizaron el SARS-coV-2, "creemos que nuestros resultados son pertinentes para el control del nuevo coronavirus", afirman los autores encabezados por Ines Moura de la Universidad de Leeds.

"Habría que privilegiar las toallas de papel para secarse las manos, para reducir el riesgo de contagio y de propagación".

Para este estudio, se echó un bacteriófago (un virus que ataca a las bacterias pero no a las personas) en las manos de cuatro voluntarios. 

No se lavaron las manos (para simular un mal lavado) y se limpiaron con papel o un secador de manos en los baños de un hospital, antes de tocar los pomos de las puertas, el pasamanos de las escaleras, los teléfonos o los estetoscopios.

Ambos métodos reducen el contagio. Pero en 10 de las 11 superficies sometidas a prueba, el método del aire caliente dejó "más contaminación ambiental".

La contaminación de las superficies tocadas fue en promedio diez veces mayor después del secador de manos que con las toallas de papel.

Para Paul Hunter, profesor de la Universidad de East Anglia que no ha participado en el experimento, este estudio refuerza sobre todo la importancia de "lavarse las manos de forma adecuada para eliminar la mayor cantidad de virus posible antes de secarse".

Otro científico es más crítico.

"Este estudio no es sorprendente ni particularmente útil en la batalla contra la COVID-19", estimó el doctor Simon Clarke, de la Universidad británica de Reading, quien subraya que lo importante para deshacerse del virus es el jabón, que no se ha usado en este estudio.