Última Hora

Las muertes provocadas por el nuevo coronavirus se dispararon en Europa y Estados Unidos el domingo a pesar de los confinamientos masivos, en un escenario generalizado de hospitales saturados que forzó a Alemania a prohibir reuniones de más de dos personas.

Alemania y Grecia se convirtieron en los últimos países europeos en adoptar restricciones al movimiento de sus habitantes, mientras el virus mantiene casi mil millones de personas confinadas en sus casas e intensificó los temores de una recesión mundial.

En Estados Unidos el presidente Donald Trump ordenó el montaje de estaciones médicas de emergencia para áreas críticas y los hospitales buscan abastecerse de respiradores mecánicos, mientras en el Congreso una propuesta de un billón de dólares para rescatar la tambaleante economía se hundió sin pena ni gloria.

Al ser consultado sobre cuando la economía estadounidense podría estabilizarse, Trump respondió con una admisión brutal: "No podría decirlo".

Por su parte, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, advirtió que Estados Unidos se encaminaba hacia su mayor crisis desde la Gran Depresión de la década de 1930.

- "Esto no es una broma" -

En Nueva York, el gobernador Andrew Cuomo reaccionó con evidente irritación ante las numerosas personas que salieron a las calles y parques a disfrutar del primer fin de semana de la primavera boreal.

"No sé que parte es la que no entienden. Es insensible, es arrogante, es autodestructivo, es irrespetuoso con otras personas y esto tiene que parar. Esto no es una broma", declaró.

El número de muertos por el virus, que ha cambiado vidas y cerrado negocios y escuelas en todo el planeta, aumentó a más de 14.300 el domingo, según un recuento de AFP.

El epicentro está ahora firmemente en Europa después de salir de China, donde la enfermedad surgió a fines del año pasado.

"Estoy un poco molesto con China. Seré honesto contigo ...", dijo Trump refiriéndose a la falta de cooperación e información al principio de la crisis.

- Médicos en riesgo -

A medida que la pandemia abruma a los hospitales, los médicos de todo el mundo tienen que priorizar rápidamente a los pacientes en función de sus posibilidades de supervivencia, lo que inflige una enorme carga moral.

"Entramos en medicina para curar a las personas. No para tomar decisiones sobre quién puede vivir", dijo Philippe Devos, un anestesiólogo en Liege, Bélgica.

Si bien el número de casos en China se ha reducido drásticamente desde que comenzó la crisis, hay temores en Asia de casos "importados" de otros puntos críticos como Europa.

Tailandia informó su mayor aumento diario en los casos, llevando su total a casi 600, mientras que Singapur, Hong Kong y Malasia también informaron un aumento después de que los números se habían estancado.

Las calles normalmente ruidosas en Nueva Delhi y Mumbai estaban en su mayor parte desiertas y muchas tiendas cerraron durante el "toque de queda autoimpuesto" de un día a nivel nacional en India.

Hasta ahora más o menos contenido, los países latinoamericanos también empiezan a ver crecer la curva de propagación.