Última Hora

Donald Trump dijo el lunes que estaba decidido a reabrir la economía estadounidense lo antes posible ante la supuesta ralentización de los decesos por el nuevo coronavirus, mientras en Europa comenzaron a bajar las cifras y algunos empiezan tímidamente a flexibilizar restricciones, al contrario de Latinoamérica.

Desde su estallido inicial en China en diciembre, la pandemia del coronavirus ha matado a casi 120.000 personas y contagiado a casi dos millones en todo el mundo, que se desliza hacia una dura recesión económica mientras más de la mitad de la población mundial está confinada.

Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió este lunes que es necesaria la puesta a punto de una vacuna "segura y eficaz" para interrumpir totalmente su propagación.

"Sabemos que la COVID-19 se propaga rápidamente y sabemos que es letal: 10 veces más que el virus responsable de la pandemia de la gripe de 2009" A(H1N1), declaró el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Lo peor...¿ya pasó?

Estados Unidos -el país más golpeado por la pandemia- llegó este lunes a los 23.529 fallecidos, pero Trump señaló que podría haber pasado el peor de los brotes: "Parece que nos estamos estancando, y tal vez incluso en muchos casos estamos bajando", estimó sobre algunas mediciones de casos.

El mandatario parece haberse basado en el último balance de la Universidad Johns Hopkins de 1.509 muertes en el país en las últimas 24 horas -casi idéntico al del día anterior.

Trump ha enfatizado en repetidas ocasiones que quiere abrir la economía más grande del mundo lo más rápido posible, y el lunes señaló que esta semana anunciará la orientación sobre cómo reflotar los negocios estancados.

En el estado de Nueva York el virus ha matado a más de 10.000 personas, pero el gobernador Andrew Cuomo dijo que la pesadilla puede estar por acabar.

"Lo peor ya pasó si seguimos siendo inteligentes" respetando las medidas de confinamiento. "Pero si hacemos alguna idiotez, veremos las cifras remontar mañana".

"Creo que ahora podemos empezar el camino a la normalidad", dijo, aunque Trump polémicamente declaró que, como presidente, él, y no los gobernadores estatales, tiene la "máxima autoridad" para decidir cuándo reiniciar la economía.

Y aunque la primera ola del nuevo coronavirus no ha terminado en Estados Unidos, los expertos ya advierten que una segunda golpeará al país si la vuelta a la normalidad es demasiado repentina.

"¡Despierten, hasta el 50% de este país terminará infectado!", dijo el lunes a la cadena MSNBC Michael Osterholm, director del Centro de Investigación de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota.

¿Economía o salud?

Llevando a las economías a enfrentarse a la peor recesión desde 1929, el virus ha paralizado industrias y contribuido al desplome de los precios del petróleo.

Después del "histórico" acuerdo de la víspera en el que los principales países productores de petróleo anunciaron un recorte de 10 millones de barriles diarios en la producción a partir del 1 de mayo, Trump, que no forma parte del pacto, dijo este lunes que la reducción podría llegar a los "20 millones de barriles por día".

Europa es el continente más afectado con más de 80.000 muertos y cerca del millón de contagios, pero en algunas partes ya se piensa en la economía y en flexibilizar restricciones como en Austria, donde algunos comercios abrieron puertas tras un mes de cuarentena.

Tras una paralización de dos semanas, España, el tercero en la trágica lista con 17.489 muertos, reactivó la construcción y la industria siguiendo alentadoras noticias en el frente médico con el descenso en el número de decesos y de contagios diarios. Pero sigue vigente el confinamiento de los 47 millones de españoles y el gobierno pide mantener las medidas de distanciamiento social.

En Alemania, que llegó el lunes a 2.799 fallecidos, los científicos que asesoran al gobierno de Angela Merkel recomendaron una vuelta a la normalidad "por etapas" si se confirma la tendencia a la baja.

Sin embargo, Francia -que registra casi 15.000 muertos- no bajó la guardia y en vez de flexibilizar, extendió la cuarentena obligatoria, impuesta desde el 17 de marzo, hasta el 11 de mayo. A partir de esa fecha se supone que tiendas y escuelas podrán abrir gradualmente.

En Gran Bretaña, cuyo primer ministro Boris Johnson salió del hospital tras permanecer tres días en cuidados intensivos por coronavirus, las autoridades advirtieron que la cuarentena de tres semanas no se levantará esta semana ya que el virus aún no ha alcanzado su punto máximo.

Segundo país más golpeado del mundo, Italia reportó este lunes 566 nuevos decesos en las últimas 24 horas y superó los 20.000 muertos, según las autoridades, que constataron una caída de pacientes en cuidados intensivos por décimo día consecutivo.

"Hay señales positivas pero el número de muertos es todavía alto", comentó Giovanni Rezza, miembro del Instituto Superior de Salud (ISS).

Temores en Lationamérica

El saldo de la epidemia podría ser terrible en los países más pobres, y por ello el FMI anunció el lunes la aprobación de fondos para aliviar la deuda de 25 países pobres, casi todos en África, aunque también Haití.

Por su parte, Colombia pidió apoyo internacional urgente para atender a los cientos de miles de migrantes venezolanos que están en su territorio en plena pandemia.

Y México se prepara ante una eventual congestión de los hospitales: el gobierno acordó sumar al sistema público de salud la mitad de la capacidad de camas del sector privado: 3.300.

En República Dominicana la pandemia forzó el aplazamiento para el 5 de julio de las elecciones presidenciales y parlamentarias, pautadas inicialmente para el 17 de mayo, por "causa de fuerza mayor por emergencia sanitaria". Ya superaban los 3.100 casos confirmados de COVID-19 y las muertes eran 177.

Mientras que Argentina prepara un impuesto para las grandes fortunas para hacer frente a las consecuencias económicas de la pandemia.