Estados Unidos perdió 17 millones de empleos desde mediados de marzo por la pandemia de la COVID-19, indicaron el jueves las autoridades, en tanto anunciaron nuevas medidas económicas masivas en medio de pronósticos de la peor recesión mundial desde la Gran Depresión de 1929.

Aún así, las repetidas intervenciones por cientos de miles de millones de dólares por parte del gobierno de Donald Trump, el Congreso y la Reserva Federal (Fed, banco central) dan esperanza de un rápido repunte de la primera economía del mundo una vez superada la emergencia sanitaria.

La Fed anunció nuevas facilidades de financiamiento por 2,3 billones de dólares para ayudar a los hogares, las empresas y los gobiernos estatales y locales.

La noticia hizo que Wall Street cerrara en alza compensando otro gran aumento de las solicitudes de seguro de paro ante la paralización de las actividades para evitar la propagación del nuevo coronavirus.