Última Hora

El histórico Deportivo de La Coruña jugará la próxima temporada en la Segunda División B, tercera categoría del fútbol español, tras la disputa de la última jornada del campeonato de 2ª este lunes, marcada por la detección de varios positivos al COVID-19 en el Fuenlabrada.

Eso provocó el aplazamiento del Deportivo-Fuenlabrada, decisivo tanto para la permanencia como para la lucha por entrar en el playoff de ascenso.

El resto de la jornada sí se disputó y las victorias del Albacete y Lugo, ante Cádiz y Mirandés, respectivamente, condenó al descenso al Deportivo, independientemente de lo que haga ante el Fuenlabrada en ese partido aplazado al 30 de julio.

El 'Dépor', equipo que se convirtió en alternativa al habitual dominio de Barcelona y Real Madrid en los años 1990 y primera mitad de los 2000, en los que ganó una Liga (2000) y cuatro subcampeonatos, dos Copas del Rey (1995 y 2002) y semifinalista de la Liga de Campeones (2004), certificó su descenso, acompañando a Numancia, Extremadura y Racing.

La derrota del Cádiz ante el Albacete (1-0) y la victoria del Huesca ante el Sporting (1-0) hizo que el equipo oscense se proclamara campeón de la categoría, aunque ambos clubes ya tuvieran garantizado el ascenso a la Primera División la próxima temporada.

El tercer equipo que ascenderá se decidirá en un playoff que disputarán los clubes clasificados del puesto 3 al 6, es decir, Zaragoza, Almería, Girona y Elche, aunque este último podría perder su puesto si el Fuenlabrada no pierde ante el Deportivo, ya descendido.

La decisión tomada por LaLiga, la Federación Española de Fútbol y el Consejo Superior de Deportes (órgano gubernamental) de mantener la disputa de la última jornada, salvo el partido aplazado, fue criticada por varios de los clubes afectados, que no descartaron acudir a los tribunales al considerarse perjudicados.