Última Hora

El gigante estadounidense Nike dijo el jueves que en el origen de la ruptura de su relación con Neymar en 2020 estuvo una denuncia de una de sus empleadas contra el astro brasileño por agresión sexual, una acusación rotundamente negada por el padre de la estrella.

En un comunicado, la multinacional de artículos deportivos explicó que el divorcio se debió a que Neymar rechazó cooperar con su investigación interna de la denuncia.

"Nike puso fin a su relación con el deportista porque éste se negó a cooperar en una investigación de buena fe sobre acusaciones creíbles de actos indebidos por parte de una empleada", afirmó la compañía, confirmando la información avanzada el jueves por el diario The Wall Street Journal (WSJ).

La investigación sobre el incidente, presuntamente ocurrido en 2016, "no fue concluyente", recalcó la compañía.

"No surgió ningún conjunto de hechos que nos permita pronunciarnos de forma sustantiva sobre el asunto. Sería inapropiado que Nike hiciera una declaración acusatoria sin poder aportar hechos que la respalden", afirmó.

En el artículo del WSJ, una portavoz del jugador del París Saint-Germain dijo que 'Ney' niega rotundamente la acusación.

"Neymar Jr. se defenderá enérgicamente de estos ataques infundados en caso de que se presente alguna demanda, lo que no ocurrió hasta ahora", dijo la vocera en un comunicado, agregando que Nike y el futbolista se separaron por razones comerciales.

La ruptura prematura de esta relación de patrocinio, que comenzó hace más de una década, se produjo en agosto de 2020 sin que ninguna de las partes diera a conocer los motivos.

Neymar rechaza las acusaciones

En el comunicado enviado, Nike explicó que estaba "profundamente preocupada por las acusaciones de agresión sexual hechas en 2018 por una de sus empleadas contra Neymar Jr", sin hacer más precisiones.

Basándose en relatos de testigos presenciales y documentos, el WSJ reportó que la empleada dijo a sus amigos, así como a colegas, que Neymar intentó obligarla a practicar sexo oral en 2016 mientras estaba en su habitación de hotel en Nueva York, donde trabajaba en la coordinación y la logística de un evento promocional.

"¿Cómo puede salir a la luz una noticia así?", protestó el jueves el padre del jugador, Neymar Sr., en declaraciones al diario Folha de Sao Paulo, en las que acusó a la compañía de "chantaje" y aseguró que su hijo "ni siquiera conoce a esa chica".

"Esto viene de Nike. Es muy extraño, todos se van de Nike y se les acusa de cosas así. Le pasó a Cristiano Ronaldo, al chico del básquetbol que murió, Kobe (Bryant). Ellos empezaron a ser denigrados, igual que ahora se acusa injustamente a Neymar", afirmó.

En su comunicado, Nike señaló que estaba lista para investigar el incidente en 2018, cuando la trabajadora lo dio a conocer internamente, pero "respetó el deseo inicial de la empleada de mantener confidencial este asunto y evitar una investigación".

Nike dijo que, ante esta solicitud, no hizo ninguna denuncia ante la justicia ni ninguna otra tercera parte hasta 2019, cuando la empleada sí expresó su voluntad de que se investigase su denuncia.

"Seguimos respetando la confidencialidad de la empleada y también reconocemos que ésta ha sido una experiencia larga y difícil para ella", dijo Nike.

Citando documentos y personas no identificadas, el WSJ reportó que Nike contrató a abogados de la firma Cooley LLP para comenzar la investigación en 2019 y, mientras se desarrollaba, decidió prescindir de la participación de la estrella brasileña en actividades de marketing.

La portavoz de Neymar dijo al WSJ que las dos partes habían estado en conversaciones desde 2019. "Es muy extraño que un caso que se suponía que había ocurrido en 2016, con acusaciones de una empleada de Nike, salga a la luz solo en ese momento", dijo al diario.

En 2019, Neymar fue también acusado de violación por otra mujer en Brasil. La acusación, que él negó con vehemencia y acabó siendo retirada, dejó golpeada su imagen.

Tras aquella denuncia, Nike expresó su "profunda preocupación" pero luego apoyó al jugador una vez que el caso fue cerrado por la policía brasileña por falta de pruebas.

El atacante, de 29 años, anunció un nuevo acuerdo de patrocinio con Puma pocas semanas después de la ruptura con Nike.

Nike había patrocinado al delantero desde que era un prodigio de 13 años.

A principios de este mes, en medio de rumores sobre su futuro deportivo, el delantero firmó una ampliación de su contrato con el París Saint-Germain hasta el final de la temporada 2024-2025.

App Teletica