Última Hora

El crucero "Zaandam" y su buque asistente "Rotterdam", que transportan cuatro fallecidos y decenas de pacientes con coronavirus, llegaron este jueves al sur del estado estadounidense de Florida, poniendo punto final a una angustiante odisea para los pasajeros a bordo luego de que varios países sudamericanos les cerraran las puertas.

Los barcos atracaron en el muelle del puerto Everglades en Fort Lauderdale, 50 Km al norte de Miami, mientras los pasajeros aplaudían y saludaban a la gente en tierra desde el confinamiento de sus camarotes.

"¡Florida nunca lució tan bien!", dijo Rick De Pinho, un abogado de 53 años a bordo del "Rotterdam".

Cuatro personas murieron en el crucero "Zaandam", por razones que no fueron divulgadas aún, en tanto 107 pasajeros y 143 tripulantes de ambos barcos han reportado síntomas similares a la gripe durante el viaje, aunque varios se han recuperado.

En total, 14 personas (13 pasajeros y un tripulante) serán llevados a dos hospitales en Florida, dijeron autoridades.

"Estos viajeros podrían haber sido cualquiera de nosotros o de nuestros familiares, atrapados inesperadamente en medio de este cierre sin precedentes de fronteras mundiales que ocurrió en cuestión de días y sin previo aviso", dijo Orlando Ashford, presidente de Holland America Line, que opera los barcos.

"Estamos felices de llevar a nuestros pasajeros a casa y asistir a los pocos que necesitan servicios médicos adicionales", añadió.

A bordo, los pasajeros celebraron con júbilo cuando escucharon a sus capitanes anunciar que atracarían finalmente, después de haber sido rechazados en varios puertos desde el 14 de marzo.

"El 'Zaandam' y el 'Rotterdam' acaban de recibir autorización para que ambos barcos vayan al Puerto Everglades", dijo el capitán Bas Van Dreumel por el altavoz del segundo buque, según una grabación.

"Ahora vamos a extrañar el barco", bromeó De Pinho.

El crucero "Zaandam" comenzó el 7 de marzo en Argentina e iba a terminar el 21 de marzo en Chile. Pero, al desatarse un brote de coronavirus a bordo, el capitán ha estado intentado desembarcar en otro puerto desde el 14 de marzo, sin éxito hasta este jueves.

Por esto, la línea desplegó el "Rotterdam" desde California la semana pasada, para asistir al "Zaandam" en el Pacífico y transportar allí a cerca de 800 pasajeros. Luego, ambos barcos recorrieron juntos el Canal de Panamá y surcaron el Caribe.

En los dos viajan en total 1.250 pasajeros y 1.186 tripulantes.

Plan de desembarco

En el momento en que los barcos atracaban la tarde del jueves, la línea de cruceros Princess Cruises anunció que también esperaba enviar otro navío, el "Coral Princess", al mismo puerto de Fort Lauderdale este sábado con 12 casos confirmados de coronavirus a bordo.

Las líneas Princess Cruises y Holland America son ambas subsidiarias de la corporación Carnival.

Según el plan de desembarco del "Zaandam" y el "Rotterdam", los pasajeros que están saludables serán embarcados en buses desinfectados que los transportarán directamente al aeropuerto. La mayoría viajarán en vuelos chárter, mientras los residentes de Florida volverán a sus casas en coches privados.

"Los pasajeros no han abandonado el barco desde el 14 de marzo y han estado confinados en sus camarotes desde el 22 de marzo", aseguró Holland America.

En tanto, los pasajeros que tienen con síntomas leves permanecerán a bordo en aislamiento hasta que mejoren. Tampoco los tripulantes descenderán de los barcos.

La inminente llegada de los barcos a Fort Lauderdale generó polémica y obtuvo el rechazo inicial de autoridades de la ciudad y del gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien no quería sumar más presiones a su ya limitado sistema de salud.

Pero el miércoles de noche, DeSantis cedió y dijo que aceptaría el ingreso de los estadounidenses, mientras el presidente Donald Trump afirmó poco después que trabajaría para expatriar a los ciudadanos británicos y canadienses.

DeSantis, aliado de Trump, se había resistido a recibir a los pasajeros de los barcos diciendo que no quería usar en extranjeros los limitados recursos de los residentes de Florida.

"Me habían dicho que en estos barcos había solo extranjeros sin conexión con Florida. Entonces yo pensaba, ¿por qué los quieren traer a Florida?", dijo el gobernante republicano el miércoles de noche, explicando su argumento anterior. 

"Pero resulta que hay ciudadanos estadounidenses allí y que de hecho algunos son de Florida", añadió.

Con más de 8.000 casos de coronavirus y 128 muertos, Florida es el quinto estado de Estados Unidos con más contagios. La mayoría de ellos se concentran en los condados de Miami, Palm Beach y Broward.

Actualmente hay docenas de cruceros alineados en mar abierto, frente a Miami y Fort Lauderdale, esperando para atracar debido a la pandemia. Muchos tienen a su tripulación a bordo.