Última Hora

Corea del Sur registró el miércoles el mayor aumento de los casos del nuevo coronavirus desde hace siete semanas, debido a la aparición de un foco de contaminación en un almacén a las afueras de Seúl.

El país, que durante un tiempo fue el segundo más afectado por el COVID-19, fue puesto también como ejemplo de lucha contra la epidemia.

Las autoridades anunciaron el miércoles 40 nuevos casos, lo que eleva a 11.265 el número de personas contaminadas por el nuevo coronavirus.

La mayoría de las pruebas de diagnóstico positivas fueron registradas a las afueras de Séul. Es el aumento más importante desde el 8 de abril, cuando se registraron 53 casos.

Un foco de contagio, que afecta a 36 personas, fue identificado dentro de un almacén que pertenece a una sociedad de comercio electrónico situada en Bucheon, en la periferia de Séul, según los Centros coreanos de control y prevención de las enfermedades (KCDC).

"Sospechamos que las reglas de base no han sido respetadas en el almacén", dijo el viceministro de Salud, Kim Gang-lip.

"Si las reglas no se aplican en los lugares de trabajo, esto podría generar una contaminación masiva", recordó, refiriéndose fundamentalmente a medidas de distanciamiento e higiene.

Corea del Sur comenzó a flexibilizar en estos días las restricciones decretadas para combatir el coronavirus. Las iglesias y los museos reabrieron y algunos deportes se reanudaron, como el beisbol, aunque los partidos se celebran sin público.

El miércoles, más de dos millones de niños volvieron a clase.

Seúl consiguió controlar la epidemia sin imponer un confinamiento general de la población gracias a una estrategia firme de pruebas de diagnóstico a la población y el respeto de las reglas de distanciamiento social.