Última Hora

WashingtonEstados Unidos El Partido Demócrata de Estados Unidos, que busca desalojar al republicano Donald Trump de la Casa Blanca, podría adoptar el martes reglas para realizar por videconferencia la convención para investir a su candidato Joe Biden si la pandemia del coronavirus impide una reunión presencial.

El exvicepresidente de Barack Obama es el único contendiente del campo demócrata para enfrentar a Trump en las elecciones del 3 de noviembre, pero aún tiene que ser nominado formalmente. 

Bernie Sanders, el último en liza por la nominación presidencial demócrata, respaldó la candidatura de Biden a mediados de abril, diciendo que era hora de unirse para derrotar a Trump. 

La convención nacional del Partido Demócrata, prevista para la semana del 17 de agosto en Milwaukee, Wisconsin, iba a realizarse a mediados de julio, pero fue pospuesta debido a la pandemia.

Un funcionario del partido dijo a la AFP que ahora se presentará una resolución para otorgar al comité que organiza la cita "la máxima flexibilidad para planificar un evento seguro que garantice que cada delegado pueda hacer lo que debe hacer sin poner en riesgo su propia salud".

"Durante este momento crítico, cuando aún se desconoce el alcance e impacto de la pandemia en agosto, los organizadores están explorando una gama de opciones de contingencia para garantizar que todos los delegados puedan votar y cumplir sus funciones, independientemente de su capacidad de viajar y participar en persona", explicó. 

La resolución ratificará el cambio de fechas y también dará a sus organizadores la posibilidad de modificar aún más el calendario, así como su formato y el tamaño del evento. 

La propuesta tendría que ser aprobada por unos 450 miembros de la dirección del partido, que pueden votar por correo. 

Miles de personas se reúnen cada cuatro años para las convenciones de los partidos Republicano y Demócrata, en las que los candidatos presidenciales son nominados oficialmente. 

La convención del Partido Republicano está programada para el 24 y 27 de agosto en Charlotte, Carolina del Norte. Aún no se han anunciado cambios. 

Las medidas de aislamiento social para evitar la propagación de la COVID-19 han golpeado la economía de Estados Unidos y anulado las campañas políticas esta temporada. 

Más de 80.000 personas habían muerto por COVID-19 en Estados Unidos hasta el lunes por la noche.