Última Hora

700 familias damnificadas y 400 casas dañadas dejó el paso del huracán Iota en la Isla San Andrés en Colombia.

El huracán generó múltiples daños. Las calles se convirtieron en una de las zonas más peligrosas de esta isla.

Los vientos alcanzaron los 240 kilómetros por hora y destruyeron viviendas, locales, sitios turísticos, entre otros.

Hubo caída de tendido eléctrico y gran cantidad de árboles obstruían diferentes pasos.

Muchos de los afectados corrían en busca de refugio en medio de la emergencia y con gran desesperación llegaron a casas de vecinos.

Las latas de zinc y tejas se observaban por todo lado.

Las fuertes lluvias han sido intensas, informaron los encargados de monitoreo.

San Andrés es una isla que recibía muchos turista, y actualmente se ve muy afectada por la fuerza del huracán Iota.

Además, el presidente colombiano, Iván Duque, realizó un vuelo para verificar todos los daños generados por Iota, tanto en Providencia como en San Andrés y también provechó para llevar ayuda humanitaria a los damnificados.

Sobre los techos de las viviendas, en la ciudad se pueden observar a decenas de hombres y mujeres que permanecen intentando ajustar las tejas que no se llevó el fenómeno natural, al menos mientras llega las ayuda prometida por el gobierno nacional.

El huracán también causó daños en el sistema eléctrico de la isla y en su conectividad.

Según las autoridades de la isla, el balance preliminar indica que cerca de 700 familias resultaron afectadas por el paso del huracán Iota.

Los organismos de atención de emergencias trabajan sin descanso, varias vías continúan cerradas y a algunos sectores afectados no han podido llegar las ayudas.

Decenas de árboles no han podido ser retirados. Ahora los a habitante de San Andrés sólo esperan que la solidaridad de Colombia les ayude a reconstruir las viviendas de la isla del mar de los siete colores.