Última Hora

China expulsó a decenas de misionarios católicos surcoreanos que trabajan en el país ayudando a los refugiados norcoreanos, indicó este martes a la AFP uno de ellos.

Entre el 10 de enero y el 10 de febrero fueron expulsados a Corea del Sur cerca de 170 surcoreanos, entre ellos 70 misionarios y sus familiares, que trabajaban en la provincia de Jilin (noreste), explicó a la AFP el pastor Kim Hee-Tae.

"Las autoridades chinas fueron a las casas de los misionarios invocando un problema con su visado y les pidieron irse", explicó. La mayoría de ellos tenían visado de turismo o de estudios.

Oficialmente hay unos 500 misionarios cristianos surcoreanos en China pero las organizaciones de derechos humanos aseguran que hay en realidad cerca de 2.000 trabajando en el país, principalmente ayudando a los  refugiados norcoreanos.

Según Kim, el 20% de los misionarios expulsados ayudaban a refugiados. Además 40 de esos refugiados también fueron expulsados, indicó.

China es un punto de paso obligado para los norcoreanos que huyen hacia Corea del Sur y se exponen a graves represalias si son devueltos a su país por las autoridades chinas.

Las expulsiones también están relacionadas con las tensiones entre China y Corea del Sur, que junto a Estados Unidos decidió el año pasado instalar un sistema de defensa antimisiles contra posibles ataques de Corea del Norte y que no gusta a las autoridades de Pekín.