Última Hora

La Casa Blanca anunció el lunes que va a tomar acciones contra proveedores de salud que discriminen a personas homosexuales o transgénero en Estados Unidos.

"La Corte Suprema ha dejado claro que las personas tienen el derecho a no ser discriminadas en base a su sexo y a recibir un tratamiento igual ante la ley, sin importar su identidad de género o su orientación sexual", indicó el secretario de Salud Xavier Becerra, en un comunicado.

Becerra anunció que su departamento actuará ante cualquier denuncia de "discriminación".

"La posición del Departamento de Salud es que todos, incluyendo la población LGBT, reciban un acceso a la salud libre de discriminación o de interferencia", indicó.

Este anuncio representa un cambio de política con respecto a la postura del gobierno republicano de Donald Trump, que fue acusado por grupos LGBT de permitir que los proveedores negaran sus servicios a personas transgénero.

El año pasado, la Corte Suprema se pronunció -en un caso no relacionado- afirmando que los trabajadores homosexuales y transgénero tienen derecho a ser protegidos de cualquier discriminación.

Para el gobierno de Joe Biden estas mismas protecciones contra la discriminación deben ser aplicadas según la ley que regula la aplicación los servicios sanitarios gestionados o financiados por el Estado federal.

"Nadie debería ser discriminado cuando quiere recibir servicios médicos debido a quien es", indicó la subsecretaria Rachel Levine, que es la funcionaria de más alto rango perteneciente a la comunidad transgénero.