Última Hora

California introdujo este jueves una demanda en contra de la política del gobierno del presidente Donald Trump que amenaza con suspender las visas de los estudiantes extranjeros que pasen a un modelo de enseñanza virtual por la pandemia.

La policía federal de migración, ICE, dijo el lunes que los estudiantes extranjeros inscritos en programas totalmente en línea para el semestre de otoño no podrán entrar al país.

La medida, que afecta potencialmente a decenas de miles de estudiantes en California, es considerada "ilegal" por el fiscal federal del estado, Xavier Becerra.

"Vergüenza para el gobierno Trump por no sólo amenazar las posibilidades de los estudiantes de ir a la universidad, sino también su salud y bienestar" al obligarlos a asistir físicamente a clases grupales a pesar de la pandemia de la covid-19, señaló Becerra en una declaración.

California, el estado más poblado de los Estados Unidos y donde se registra uno de los principales brotes de coronavirus en el país, registra actualmente más de 8.000 nuevos casos diarios, para un total de casi 300.000.

"Esta demanda se basa en el principio probado en Estados Unidos de que cualquiera que trabaje duro y juegue según las reglas puede tener una oportunidad de salir adelante", dijo.

El abogado de California, un estado demócrata que se ha enfrascado en múltiples disputas legales con el gobierno de Trump desde que el multimillonario conservador asumió el cargo, también señala que la decisión de restringir los visados de los estudiantes podría suponer una fuerte presión sobre las finanzas de la universidad, ya duramente afectadas por la crisis sanitaria.

El rector del sistema de universidades públicas de California, una red que representa sólo una pequeña parte de la educación superior en el estado, denunció por su parte una "política brutal y rígida".

Pone a sus 10.300 o más estudiantes extranjeros "en una posición extremadamente difícil" y priva a la comunidad educativa y a Estados Unidos "de su contribución", añadió.

La Universidad de Harvard, que también planea clases sólo en línea el próximo año, presentó una demanda separada contra la política el miércoles, junto con el MIT.