Última Hora

Río de Janeiro, Brasil | El nuevo coronavirus mató a más de 80.000 personas en Brasil, según datos oficiales publicados el lunes que confirman la estabilización de la pandemia en una elevada "meseta" de más de 1.000 muertes diarias en promedio semanal.

Según el Ministerio de Salud, se registraron en las últimas 24 horas 632 decesos, con lo cual el total llega a 80.120, una cifra que se duplicó en 40 días.

El número de personas contaminadas se incrementó en 20.257, totalizando 2.118.646, aunque los expertos estiman que esa cifra está muy infravalorada, debido a la falta de test.

Brasil, con 212 millones de habitantes, es el segundo país con mayor número de casos y de decesos por la COVID-19, detrás de Estados Unidos (3,8 millones de casos y casi 141.000 muertos).

Desde el primer óbito en Brasil el 16 de marzo, el balance tuvo un rápido incremento hasta estabilizarse a inicios de junio en más de 1.000 muertes diarias, en promedio calculado sobre los últimos siete días.

"Hay una meseta. Brasil tiene ahora la oportunidad de frenar la enfermedad, suprimir la transmisión del virus, de tomar el control" de la epidemia, dijo la semana pasada en Ginebra el responsable de emergencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Michael Ryan.

"Tanto el número de casos como el de óbitos se mantiene en un nivel estable. El problema es que es muy alto", dijo a la AFP Mauro Sanchez, epidemiólogo de la Universidad de Brasilia (UnB).

Además, "la perspectiva es que esa meseta se mantenga por algún tiempo antes de empezar a bajar", agregó Sanchez, para quien el proceso "dependerá de lo que se haga en términos de políticas públicas y de adhesión de la población".

El combate contra la pandemia se vio comprometido principalmente por su politización.

El presidente Jair Bolsonaro lleva a cabo una campaña sin cuartel, en nombre de la supervivencia económica del país, contra los gobernadores que impusieron medidas de aislamiento.

Y la mayoría de los estados se hallan en un proceso de desconfinamiento juzgado prematuro por los expertos.

El propio Bolsonaro contrajo el virus, sin modificar su postura desafiante ante lo que llegó a calificar de "gripecita".

Diagnosticado hace dos semanas, el mandatario ultraderechista ejerció sus funciones en confinamiento, pero el domingo volvió a mostrarse ante simpatizantes para hacer el elogio de la cloroquina y la hidroxicloroquina como tratamientos contra la covid-19, pese a que no existen evidencias científicas que comprueben su eficacia.