Última Hora

El candidato demócrata Joe Biden ha superado en número de votos al presidente Donald Trump en el estado de Georgia, crucial en la batalla hacia la Casa Blanca, aunque el recuento de votos aún continúa, publicó la prensa estadounidense este viernes.

Según las cadenas de televisión Fox y CNN, Biden fue reduciendo en las últimas horas la distancia con Trump y consigue por ahora 917 votos más que el actual presidente en este estado del sur del país.

Trump reiteró sin aportar pruebas que hubo fraude en las elecciones en Estados Unidos de las que se considera ganador.

"Si cuentan los votos legales, gano fácilmente. Si cuentan los votos ilegales, pueden intentar robarnos la elección", dijo el mandatario republicano en una conferencia de prensa en la Casa Blanca el jueves, dos días después de la votación y cuando parece cada vez más aislado.

Trump repitió esos reclamos en un tuit en la madrugada del viernes.

Tres días después de unas tensas elecciones, en las que la pandemia de covid-19 llevó el voto por correo a cifras récord, el final del escrutinio en estados muy disputados podría determinar quién consigue la cifra mágica de 270 votos del Colegio Electoral que se necesitan para ganar.

En su tercera postulación a la presidencia, Biden se mostró confiado en su victoria junto a su compañera de fórmula Kamala Harris, e insistió el jueves en que los votantes sean pacientes y que el resultado se conocerá "muy pronto".

"Seguimos sintiéndonos muy bien acerca de dónde están las cosas. No tenemos ninguna duda de que cuando termine el conteo, la senadora Harris y yo seremos los ganadores", dijo el exvicepresidente de Barack Obama desde su feudo en Wilmington, Delaware.

Biden, de 77 años, sumaba al menos 253 votos electorales, según las proyecciones de medios estadounidenses, y 264 si se incluye Arizona, donde Fox News y la agencia AP proyectaron su triunfo.

Trump, de 74 años, acumulaba 214, y aunque su reelección todavía es posible, sus posibilidades disminuyen a medida que avanza el conteo.

El mandatario se declaró ganador de las elecciones desde el miércoles en la madrugada y desde entonces reitera denuncias de fraude, sin aportar pruebas, centrándose sobre todo en los votos por correo.

Su campaña inició varias demandas para impugnar resultados y pidió un recuento en Wisconsin, donde Biden ganó por solo 20.000 votos.

"No podemos permitir que nadie amordace a nuestros votantes e invente los resultados", dijo en una declaración que cadenas televisivas como MSNBC dejaron de transmitir explicando que las afirmaciones son falsas.

"Tengo la sensación de que los jueces van a tener que decidir al final", advirtió el mandatario.

Biden se acerca

Según gane o no Arizona, Biden debe sumar solo seis o 17 votos electorales, que podría obtener en Nevada (6), Georgia (16) o Pensilvania (20).

En Georgia, un tradicional bastión republicano, Biden tiene hasta ahora 917 votos más que el actual presidente, según reportaron CNN, Fox News y el New York Times.

Si Trump pierde Georgia, ya no podría obtener una mayoría de votos del Colegio Electoral.

En Arizona y Nevada, Biden se mantiene a la delantera por pequeños márgenes.

Si el candidato demócrata gana dos de esos tres estados, será el próximo presidente.

Sin embargo, el premio mayor es Pensilvania. En este estado gobernado por los demócratas, Trump seguía llevando la delantera, aunque su ventaja disminuía a unos 18.000 votos y se estima que las papeletas que falta por contar serán en su mayoría para Biden.

Si el demócrata lograra ganar Pensilvania, alcanzaría inmediatamente los 270 votos del Colegio Electoral necesarios.

Además de estos tres estados, no ha sido aún declarado un ganador de forma unánime en Arizona (11), Carolina del Norte (15) y Alaska (3). En todos ganó Trump en 2016.

Las autoridades electorales han dicho que el conteo podría terminar el viernes en Arizona, mientras que en Carolina del Norte los votos por correo se pueden contar hasta el 12 de noviembre.

"Una gran nube"

El principal estratega de la campaña de Trump, Jason Miller, aseguró a periodistas que el mandatario "volverá a ganar", estimando que este viernes eso "estará claro".

La táctica de Trump ha sido desde hace meses deslegitimar el voto por correo, que se estima en más de 63 millones y en mayor porcentaje para Biden.

Seguidores de Trump se han manifestado a gritos frente a los centros de conteo para que el recuento prosiga en estados como Arizona, donde el presidente ha ganado terreno, pero que se detenga en otros como Michigan, donde ya se proyectó el triunfo de Biden.

Bob Bauer, un abogado del equipo de Biden, desestimó estas impugnaciones.

"Todo esto está destinado a crear una gran nube", dijo Bauer. "Pero no es una nube muy espesa. Vemos a través de ella. También los tribunales y los funcionarios electorales", agregó.

Estados Unidos no vivía esta incertidumbre electoral desde 2000, cuando la Corte Suprema terminó pronunciándose a favor del republicano George W. Bush en la pugna con el demócrata Al Gore.