Última Hora

Beirut, Líbano | Unas 2.750 toneladas de nitrato de amonio estaban almacenadas en el depósito del puerto de Beirut que explotó este martes provocando muertos y daños sin precedentes en la capital libanesa, afirmó el primer ministro Hasan Diab.

"Es inadmisible que un cargamento de nitrato de amonio, estimado en 2.750 toneladas, se halle desde hace seis años en un almacén, sin medidas preventivas", declaró el primer ministro durante la reunión del Consejo Superior de Defensa, según declaraciones citadas por un portavoz en rueda de prensa.

"Esto es inaceptable y no podemos permanecer en silencio sobre este tema", añadió. 

El nitrato de amonio es un fertilizante químico y también un componente de explosivos.

"No tendremos descanso hasta que encontremos a la persona responsable de lo sucedido para que rinda cuentas", prometió el primer ministro. 

El Consejo Superior de Defensa "recomienda" al gobierno decretar el "estado de emergencia" durante dos semanas en la ciudad de Beirut.

Durante este periodo, un "poder militar supremo se encargará de todas las prerrogativas de seguridad", según el comunicado final del Consejo Superior de Defensa. 

El gobierno celebrará una reunión de urgencia el miércoles.

Ayuda internacional

El secretario de Estado Mike Pompeo ofreció la ayuda de Estados Unidos a Líbano, luego de las explosiones masivas que sacudieron este martes Beirut con saldo de al menos 73 muertos y 3.700 heridos.

"Estamos monitoreando y estamos listos para ayudar al pueblo de Líbano mientras se recupera de esta horrible tragedia", escribió Pompeo en Twitter.

Pompeo dijo que Estados Unidos espera las conclusiones de las autoridades de Libano sobre la causa de las explosiones, que además de dejar víctimas arrasaron con el puerto de esa ciudad mediterránea.

"Nuestro equipo en Beirut me informó de los grandes daños causados a una ciudad y un pueblo que aprecio mucho, un desafío adicional en un momento de crisis ya profunda", dijo Pompeo, quien ha expresado en el pasado su interés personal en Líbano.

La embajada de Estados Unidos en Beirut alentó a los estadounidenses que viven en esa ciudad a refugiarse.

"Hay informes de gases tóxicos liberados en la explosión, por lo que todos los que se encuentran en la zona deben permanecer en el interior y usar máscaras si hay disponibles", señaló una alerta de seguridad.