Última Hora

Roma, Italia | La AS Roma registró unas pérdidas de más de 200 millones de euros (235 millones de dólares) durante el ejercicio cerrado el pasado 30 de junio, debido sobre todo a las consecuencias de la pandemia de covid-19, según un documento publicado este miércoles por el club italiano.

"A nivel consolidado, las pérdidas del ejercicio 2019-20 se estiman en 204 millones de euros", señaló el club 'giallorosso', comunicando unas cifras preliminares a petición de la CONSOB, la autoridad de regulación bursátil italiana.

La AS Roma fue comprada este verano boreal por el empresario estadounidense Dan Friedkin a su antiguo propietario, su compatriota James Pallotta, en una operación cifrada en unos 600 millones de euros (cerca de 710 millones de dólares).

Si la Roma ya estaba en números rojos antes de la pandemia de coronavirus, la crisis sanitaria y sus consecuencias sobre las competiciones deportivas, los derechos televisivos, los patrocinios y el mercado de fichajes ha empeorado las cosas.

"Pese a las medidas adoptadas para suavizar las consecuencias, esta situación de urgencia, extraordinaria por su naturaleza y su amplitud, tuvo, y sigue teniendo, repercusiones significativas sobre las actividades económicas del grupo, generando un contexto de incertidumbre general", escribió la Roma en este documento publicado en su página web.

Para evitar pérdidas aún mayores, el club negoció, como otros, un acuerdo financiero con los jugadores y el técnico del primer equipo: ellos renunciaron a cuatro meses de salario (de marzo a junio), permitiendo un ahorro de unos 30 millones de euros (35 millones de dólares) brutos.

El club informó que consiguió una plusvalía durante el 'mercato', cerrado el lunes, de unos 13 millones de euros (15 millones de dólares), gracias sobre todo a las ventas de Grégoire Defrel (Sassuolo), Maxime Gonalons (Granada), Aleksandar Kolarov (Inter de Milán) y Patrik Schick (Bayer Leverkusen).

La Asociación de Clubes Europeos (ECA), presidida por el patrón de la Juventus, Andrea Agnelli, calculó a principios de septiembre que la pandemia de covid-19 podría suponer una reducción de 4.000 millones de euros en los ingresos de los clubes de fútbol europeos, teniendo consecuencias aún más duras para el ejercicio 2020-21 que para la temporada recién terminada.