El volante brasileño, Anderson Leite, guarda un sentimiento especial por el Deportivo Saprissa e incluso celebró desde su país la conquista del título número 35.

Leite, quien estuvo a préstamo con los morados durante Torneo de Verano 2017, es figura del Club Chapecoense y desde Brasil conversó con Teletica.com sobre su actualidad.

El futbolista recuerda con cariño su paso por Costa Rica, “un país con personas simples y de corazón grande, con una naturaleza exuberante”.

“Aun mantengo contacto con Mariano, con Colindres, con Pingo (masajista), con Víctor Cordero, que son personas que tengo en el corazón porque cuando estuve con Saprissa siempre me ayudaron”, destacó.

El medicampista de 27 años, estuvo pendiente de los partidos finales del campeonato nacional durante el parón obligado debido a la pandemia por COVID-19.

“Yo celebré la 35, estuve viendo los partidos y que le ganaran a la Liga en la final fue muy lindo, me llena de felicidad ver a mis amigos campeones. El sentimiento que tengo por Saprissa es muy grande, es un club que se quedó en mi corazón y soy un aficionado más”, detalló.

Leite habló sobre el regreso de Colindres a Tibás y contó que a él también le gustaría regresar a La Cueva en un futuro cercano.

“El club es grande y necesita de buenos jugadores. Saprissa es la casa de Colindres y viene la 36 con él. Yo, por mi parte, le tengo un gran cariño a la afición y ojalá pueda vestir la morada nuevamente”, acotó.

Chapecoense.

Luego de su paso por Saprissa, Leite regresó al Londrina, equipo dueño de su ficha y que llegó a un acuerdo con Chapecoense para la contratación de sus servicios.

Según el propio jugador, el equipo aún continúa rearmándose luego del trágico accidente aéreo ocurrido el 28 de noviembre de 2016 en el que murieron la mayoría de jugadores y directivos del club brasileño.

“Todavía el club lo siente y la afición también, porque en ese momento tenían un gran equipo. Chapecoense estaba haciendo historia tanto en Brasil como en la Copa Sudamericana. El equipo siente mucho los integrantes que se fueron”, añadió.

Este accidente aéreo le dio la vuelta al mundo, pues el equipo se dirigía a Colombia a disputar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional.

En total murieron 68 pasajeros y nueve integrantes de la tripulación, mientras que seis personas sobrevivieron al siniestro que se presentó Cerro Gordo, Colombia, debido al agotamiento del combustible en la aeronave.