Última Hora

Dos históricos del fútbol europeo, Alemania, vigente campeona del mundo, e Inglaterra, sellaron este jueves sus boletos para el Mundial de Rusia-2018, al tiempo que Polonia prácticamente tiene pie y medio en la cita mundialista.

La 'Mannschaft' se ganó el derecho a defender la corona lograda en Brasil-2014 con la misma solvencia que lo hizo el resto de la fase clasificatoria y suma 9 victorias en otros tantos partidos (27 puntos), con 38 goles a favor y tres en contra.

El equipo de Joachim Löw se impuso por 3-1 en Belfast a Irlanda del Norte, un equipo que estaba hasta ahora invicto en su casa y que tenía asegurado el segundo puesto de la llave C, que puede darle el derecho a disputar una de las eliminatorias de repechaje.

Alemania se adelantó mediante un magistral zapatazo desde fuera del área del centrocampista del Bayern de Múnich, Sebastian Rudy (2). El delantero del Hoffenheim Sandro Wagner subió el segundo al marcador con un zurdazo también desde fuera del área (21), y el jugador del Bayern Joshua Kimmich firmó el tercero (86), antes de que los locales recortasen por medio de Josh Magennis (90+3).

Alemania recibirá a Azerbaiyán el domingo en un partido de trámite en la última fecha, mientras que Irlanda del Norte cerrará la fase de liguilla en Noruega.

Los otros dos partidos de la llave C disputados este jueves depararon los triunfos de Noruega ante San Marino (8-0) y de la República Checa ante Azerbaiyán (2-1), ambos fuera de casa y sin incidencia en la clasificación para el Mundial.

En Wembley, Inglaterra obtuvo su pase gracias a un gol en el descuento de su delantero más en forma, Harry Kane.

La primera parte fue soporífera. Inglaterra dominó la pelota, pero con un ritmo muy bajo, lo que le impidió crear la más mínima oportunidad ante un equipo esloveno que se defendió con orden y que tampoco buscó inquietar la portería inglesa.

Harry Kane en el descuento

La segunda parte comenzó de manera similar, al punto que los aficionados presentes en Wembley comenzaron a mostrar su disconformidad con pitos.

Tras esa demostración de malestar por el espectáculo que estaban viendo los aficionados, ambos equipos parecieron querer buscar algo más.

Eslovenia puso a prueba por primera vez a Joe Hart, con un cabezazo de Bojan Jokic que el arquero inglés detuvo en dos tiempos (48) y los locales respondieron con una contra que acabó con un balón picado de Rashford que, tras superar a Oblak, salvó Rajko Rotman antes de cruzar la línea (63).

Esto acabó por despertar a los ingleses, que pusieron más empeño en buscar el gol y el capitán esloveno Botsjan Cesar lo evitó en una doble ocasión, primero taponando un centro de Jesse Lingard y después un peligroso disparo de Raheem Sterling (66).

Harry Kane, en racha con el Tottenham, también lo intentó poco después, pero su zurdazo desde la frontal se marchó alto (69).

Ya en el descuento del partido, Kyle Walker cortó un saque con la mano de Oblak y centró desde la derecha para que Kane anotase el gol que clasifica a Inglaterra para Rusia-2018 (90+4).

En esos momentos, no obstante, Inglaterra ya tenía en el bolsillo el billete para Rusia gracias al triunfo de Escocia ante Eslovaquia (1-0).

Histórico Lewandowski

Estos resultados dejan a Inglaterra como campeona del grupo F con 23 puntos, por 17 de Escocia, 15 de Eslovaquia y 14 de Eslovenia, que recibirá el domingo a los escoceses con la segunda plaza en juego. Los eslovacos cerrarán en casa recibiendo a Malta.

Polonia, por su parte, se quedó a las puertas de la clasificación ya que, tras su goleada en Armenia (6-1), necesitaba un empate entre Montenegro y Dinamarca, pero el triunfo de los nórdicos (1-0) deja la resolución de la llave para el domingo.

A los polacos, no obstante, les basta con sumar un punto ante Montenegro el domingo o hacer el mismo resultado que Dinamarca ante Rumanía.

El artífice del triunfo de los centroeuropeos fue su estrella Robert Lewandowski. El delantero del Bayern de Múnich anotó tres goles que le sirvieron para batir el récord de goles en una fase de clasificación mundialista (con 15, superando los 14 que lleva Cristiano Ronaldo) y convertirse en el máximo goleador de la historia de la selección polaca (50).