Última Hora

Al menos 52 personas murieron en incendio en una fábrica de alimentación y bebidas en Bangladés, donde algunos obreros tuvieron que saltar por las ventanas para escapar de las llamas, indicó este viernes la policía.

Además, una treintena de personas resultaron heridas en esta fábrica de Rupganj, cerca de la capital Daca, donde el fuego seguía ardiendo ante la mirada angustiada de centenares de trabajadores y familiares concentrados en el exterior.

Los incendios son frecuentes en fábricas y edificios residenciales de Bangladés, debido al incumplimiento de las normas de seguridad.

En febrero de 2019, al menos 70 personas murieron por un incendio en un bloque de apartamentos de Daca donde se habían almacenado ilegalmente productos químicos.

Y en abril de 2013, el taller de confección Rana Plaza se hundió como un castillo de naipes y en su interior fallecieron 1.138 obreros.

En esta ocasión, el fuego afectó la fábrica de seis plantas de la empresa Hashem Food and Beverage el jueves por la tarde y seguía ardiendo 24 horas después.

Inicialmente, la policía informó de tres víctimas mortales, pero el balance creció dramáticamente a medida que los bomberos llegaban a los pisos superiores y encontraban decenas de cadáveres de trabajadores que quedaron atrapados por las llamas.

Sus cuerpos eran colocados en ambulancias para ser conducidos a la morgue entre los gritos y las lágrimas de las personas que se habían concentrado en los alrededores de la fábrica.

La policía tuvo que dispersar a cientos de personas que bloqueaban las calles aledañas y que se enfrentaron con los agentes.

Refugiados en el tejado

Entre la treintena de heridos, hay personas que sufrieron lesiones al saltar por la ventana ante el fulgurante avance de las llamas, según el inspector de policía, Sheij Kabirul Islam.

Los bomberos socorrieron también a 25 personas que se refugiaron en el tejado del edificio.

Los servicios de emergencia se concentraban en extinguir las llamas en las dos últimas plantas de la fábrica, que producía pasta, zumos de fruta y golosinas.

"Cuando el fuego se contenga iniciaremos la búsqueda de supervivientes dentro del edificio", dijo Debashish Bardhan, portavoz de los bomberos.

El jefe del departamento de bomberos de Daca, Dinu Moni Sharma, aseguró que el fuego se expandió por la acumulación de químicos inflamables y plásticos almacenados en el interior de la fábrica.

Mohammad Saiful, uno de los obreros sobrevivientes, confirmó que había decenas de trabajadores en la fábrica.

"En el tercer piso, las puertas que daban acceso a las escaleras estaban cerradas. Hay colegas que dicen que había 48 personas dentro, no sé qué les pasó", afirmó.

Mamun, otro empleado, aseguró que él y otras 13 personas corrieron al tejado cuando comenzó el fuego en la planta baja del edificio y el humo negro empezó a expandirse por todo el interior.

"Los bomberos nos bajaron usando una cuerda", explicó a los reporteros.

Mientras el humo seguía saliendo del edificio, los familiares congregados fuera se preparaban para lo peor.

"Vinimos aquí porque mi sobrina no respondía a nuestras llamadas. Y ahora su teléfono ni siquiera da señal. Estamos preocupados", decía Nazrul Islam.