Última Hora

El brasileño Hulk se encuentra inmerso en una polémica con tintes racistas tras un serio altercado con un entrenador asistente de un equipo rival durante la victoria de su equipo, el Shanghai SIPG ante el Guizhou Zhicheng (3-0) el sábado.

La estrella brasileña del Shanghai SIPG, de 30 años, fue acusado de golpear violentamente e insultar a Yu Ming, entrenador asistente del Guizhou Zhicheng, porque "detesta a los chinos", según denunció el primer entrenador del equipo rival Li Bing.

El técnico explicó en las redes sociales de que en el descanso del encuentro que enfrentó a ambos equipos, que Hulk y Yu discutieron y que el brasileño "de repente pegó un puñetazo en la frente de Yu Ming y le derribó" antes de que agentes de seguridad pudiesen intervenir.

Tras el partido, Li declaró a los periodistas que "los extranjeros están aquí para elevar el nivel de nuestro fútbol".

"Hulk es fuerte técnicamente, pero no puede estar aquí por detestar a los chinos", acusó.

El Shanghai SIPG negó estas acusaciones en un comunicado.

Tras el visionado de las imágenes de las cámaras de seguridad, este "incidente no ocurrió", según el club de Hulk, que acusó a los técnicos del equipo rival de "hacer comentarios inapropiados sobre medios públicos, provocando la hostilidad entre jugadores extranjeros y chinos, con un impacto muy negativo para nuestro club y para la Super Liga (campeonato chino)", declaró la entidad.

En respuesta a este comunicado, Li insistió en que Hulk "insultó y después agredió a alguien", antes de admitir que algunas de sus expresiones "quizás fueron un poco exageradas por el exceso de excitación emocional", como la frase 'él detesta a los chinos'".

Hulk es una de las estrellas de la pujante liga china, a la que llegó procedente del Zenit de San Petersburgo por 55 millones de euros.