Última Hora

En su tercera final al hilo y cuando ya se habían acostumbrado a saborear el triunfo, los chilenos debieron masticar la derrota al perder por 1-0 la final de la Copa de las Confederaciones Rusia-2017 este domingo ante Alemania.

Estaba todo listo para que Chile volviera a celebrar una nueva victoria histórica. Sería la tercera después del triunfo en la Copa América de la que fue anfitrión en 2015 y de la Copa Centenario que se disputó en Estados Unidos en 2016.

La victoria en la semifinal ante Portugal con Cristiano Ronaldo a la cabeza, en un partido de infarto que se definió en una magistral definición por penales, agrandó la esperanza de que de la mano de su 'Generación Dorada' la 'Roja' alargaría su leyenda en San Petersburgo.

Pero una joven y pragmática Alemania, campeona del Mundial Brasil-2014, se interpuso en el camino de la 'Roja', dejando a un país desconsolado tras perder por 1-0 una final que tuvo muy a la mano.

"Estamos tristes; creo que Chile tuvo que haber ganado. Fueron ratones (cobardes) los alemanes", dijo a la AFP Luis Miguel Rivera tras ver el partido en una pequeña televisión instalada en un local de comida en la céntrica Plaza Italia.

Hasta este lugar, escenario tradicional de las celebraciones deportivas en Santiago, vestidos de rojo y portando banderas chilenas, un millar de personas acudió de todas formas para celebrar las proezas del equipo chileno.

"Para mí no es una derrota. Chile mojó la camiseta para nosotros (...) no es una derrota, nos faltó la suerte, nos faltaron los goles", señaló por su parte Luis Carvajal, con lágrimas en los ojos.

"Se hizo lo que se pudo, no más. Igual son grandes los chilenos. Tienen cualquier (mucha) garra, harto corazón, entonces el segundo lugar tampoco es malo", aseguró Alicia Sandoval, que llegó con su familia hasta la céntrica Plaza Italia.

- Final en un día de elecciones -

La electrizante final paralizó un país en el que en paralelo se desarrollaban elecciones primarias en las que la derecha y la izquierda radical elegían a sus candidatos para las presidenciales de noviembre.

Finalmente no se hicieron realidad los temores de que las grandes celebraciones callejeras previstas desbordaran la ciudad en un día de elecciones. En cambio, el silencio se apoderó del centro de Santiago tras la dolorosa derrota en Rusia.

La lenta constitución de mesas marcó las primeras horas de la votación, lo que se revirtió a medida que se acercaba la hora del partido en Rusia. Largas filas se vieron en los locales de votación poco antes de que arrancara el decisivo duelo en San Petersburgo.

La mayoría de los votantes acudió durante la mañana a votar, para luego dar paso a las reuniones familiares o de amigos en las que la mayoría siguió el partido en que la 'Roja' pagó caro un error defensivo y su falta de finiquito.

La derecha opositora chilena elige a su candidato para las elecciones del 19 noviembre, entre el expresidente Sebastián Piñera (2010-2014), el senador José Manuel Ossandón y el diputado Felipe Kast.

Del otro lado, el Frente Amplio, una agrupación de pequeños grupos de izquierda radical, decide entre la periodista Beatriz Sánchez -mejor posicionada en las encuestas- y el sociólogo Alberto Mayol.

El oficialismo de centro-izquierda irá directamente a la primera vuelta de la elección presidencial.