Última Hora

Unos 133 millones de indios de la gran ciudad de Bangalore, en el sur, y el Estado de Bihar en el norte volverán a quedar confinados para frenar la propagación del nuevo coronavirus, anunciaron este martes las autoridades.

"El gobierno de Bihar decidió un confinamiento de quince días desde el 16 de julio hasta el 31 de julio", tuiteó el viceministro en jefe del Estado, Sushil Kumar Modi.

Tras haber impuesto un confinamiento radical a escala nacional a fines de marzo, India lo levantó a principios de junio pero los reconfinamientos locales se multiplican a lo largo del país, donde la epidemia sigue con fuerza.

Bombay y Nueva Delhi eran hasta el momento las grandes ciudades más afectadas por la pandemia, pero Bangalore, en el sur del país, sede de las empresas de alta tecnología indias, surge también como un nuevo foco, con 19.702 casos confirmados hasta el lunes por la noche.

El gobierno local impuso un reconfinamiento en la ciudad y los distritos aledaños que entra en vigor el martes a las 20H00 locales (14H30 GMT) y debe continuar hasta el 23 de julio a la mañana.

Los transportes públicos quedarán suspendidos y sólo los servicios y comercios esenciales podrán continuar abiertos.

La segunda nación más poblada del planeta contaba hasta este martes 23.727 muertos sobre 906.752 casos declarados de la enfermedad COVID-19, unas cifras en rápida progresión. Los especialistas estiman que el pico de la epidemia aún no ha llegado.