Última Hora

RomaItalia | La Gazzetta dello Sport lo contaba este lunes: en Appiano Gentile, el centro de preparación del Inter de Milán, los cinco terrenos y las instalaciones (vestuarios y salas de musculación) habían sido minuciosamente preparados para una reanudación individual de los entrenamientos el 4 de mayo.

Pero presentando el domingo los detalles de la "Fase 2", que debe ver a Italia salir progresivamente del confinamiento impuesto desde el 10 de marzo frente a la expansión del coronavirus, el jefe del gobierno, Giuseppe Conte, congeló este proyecto e hizo un distinción entre deportes individuales y de equipo.

A partir del 4 de mayo, la nadadora Federica Pellegrini, el ciclista Vincenzo Nibali o el tenista Fabio Fognini pueden retomar las prácticas. Para Cristiano Ronaldo, Romelu Lukaku o Chris Smalling, en cambio, las puertas de los centros de entrenamientos seguirán cerradas.

Y así será hasta el 18 de mayo, previno Conte, presentándose como "un apasionado del fútbol" y dejando al mundo del "calcio" la esperanza de una reanudación del campeonato, parado desde un partido Sassuolo-Brescia el 9 de marzo.

- 'A dos velocidades' -

Unos minutos más tarde, su ministro de Deportes, Vincenzo Spadafora, fue todavía más prudente. 

¿El 18 de mayo? "Veremos", dijo, respecto a una fecha que no figura en el decreto gubernamental publicado este lunes.

El ministro, que aseguró no ser "un enemigo del fútbol", habló de "insuficiencias" en el protocolo médico de reanudación que le fue presentado a finales de la semana pasada por las instancias del deporte rey.

"Vistas las decisiones tomadas, tenemos la sensación de ser discriminados", declaró este lunes el director deportivo de la Lazio Igli Tare, cuyo club, segundo del campeonato, empuja desde el principio por una reanudación.

En un comunicado, el presidente de la federación Gabriele Gravina aseguró querer "jugar en equipo" y "continuar dialogando con las instituciones". También pidió ser escuchado por los miembros del comité científico-tecnológico que asesora al gobierno en esta crisis.

- ¿Hacia unos play-offs? -

Antes de devolver a sus jugadores al trabajo, los clubes van a tener en todo caso que rehacer sus cuentas para intentar jugar de aquí a finales de julio las doce jornadas que faltan (más cuatro partidos atrasados) para terminar la Serie A.

El calendario es por ahora ultrasecreto, sobre todo porque no se sabe por el momento cómo se articularán los entrenamientos si son autorizados a partir del 18 de mayo: ¿individuales? ¿por pequeños grupos? ¿con toda la plantilla?

El objetivo de una reanudación de la competición a principios de junio es en cualquier caso una quimera. 

El nuevo horizonte es ahora el miércoles 10 de junio o el fin se semana del 13-14 de junio. Más allá de estas dos fechas, no sería posible jugar todos los partidos que restan por disputar. 

Dejada de lado desde hace algunas semanas, la hipótesis de un plan B en forma de play-offs para atribuir el título, las plazas de clasificación para Europa y decidir los equipos descendidos, podría ser otra vez analizada. 

Si se diera el caso, todo cambio de fórmula debe ser comunicado a la UEFA como muy tarde el 25 de mayo.

En esta difícil empresa, los clubes de Serie A no podrán tal vez contar con un gran apoyo de la opinión pública, marcada por la muerte de casi 27.000 personas en Italia -país más afectado de Europa- desde el inicio de la epidemia. 

Según un sondeo publicado el domingo por la agencia AGI, dos italianos de cada tres son hostiles a una reanudación de las competiciones de fútbol.