Última Hora

Disfrutar de un vino tinto, blanco, rosado o incluso espumante, puede ser un regalo al paladar, pero es importante saber, que para cada uno, se deben utilizar las copas y los momentos  adecuados.

Es importante recordar que el vino espumante debe tomarse frío. En el orden que dicta la etiqueta, es el que se sirve de primero porque abre el apetito. Más avanzada la cena, pueden degustarse los vinos blancos y los rosados.

Esta misma copa puede utilizarse para el vino rosado. Lo ideal es que cualquiera de los dos se sirva a una temperatura de entre 10 y 12 grados, además debe tener en cuenta también la cantidad que debe poner en cada copa.

Hablando de tintos, estos son los que se sirven de último. La copa que se utiliza para ellos debe ser ancha en el fondo, para reconocer y apreciar mejor los aromas, y angosta en la parte alta.

Copas hay muchas, por lo que no está demás conocer la funcionalidad de cada una y de esa forma aprovechar mejor las bondades de los vinos.

Más informes al: 2232-1030.