Última Hora

El 2022 traerá a Costa Rica la sede de la Copa Mundial de Futbol Femenino, organizada por la FIFA.

Se espera que el evento además de dar exposición mundial a nuestro país será un motor de generación de actividad económica que podría atraer más de 1.000 visitantes en agosto del próximo año, generar unos 500 empleos temporales en un mes, así como propiciar un gasto de unos siete millones de dólares en la economía local.

¿Cuáles son los retos de organizar este evento? ¿Se concretarán los impactos positivos esperados?

La organización local trabaja a todo vapor para lograr que este sueño sea una realidad, que además de impulsar el futbol femenino, sea un disparador para la reactivación económica.