Última Hora

Las manifestaciones y bloqueos de los últimos 12 días han dejado un impacto negativo en el país y en los cuerpos policiales que atienden la emergencia.

El Ministerio de Seguridad Pública anunció, el viernes anterior, que al menos 101 oficiales de la Fuerza Pública resultaron heridos durante las intervenciones policiales en los puntos tomados por los manifestantes.

Teletica.com conversó con el exdirector de la Fuerza Pública, Juan José Andrade, para conocer su opinión acerca de la problemática que vive el país y sobre el actuar de los policías.  

Andrade, quien además fue viceministro de Seguridad, dejó la función pública desde hace dos años y medio, cuando finalizó el Gobierno de Luis Guillermo Solís. Ahora tiene una empresa consultora de seguridad integral en Costa Rica y Panamá.

¿Cómo han sido las intervenciones policiales durante las manifestaciones?, ¿son adecuadas?

Estoy convencido de que este problema que se ha trasladado a las calles es de carácter político y no policial.

Definitivamente, el Gobierno no ha dado respuesta a los sectores y encontraron vocería en dos personas. Estos voceros lograron darle visibilidad a mucho sector de la clase más desposeída, que hace muchos años no son escuchados. El Gobierno, al ver esto, trató de desacreditar a estas dos personas y me parece que se olvidó de atender el problema real de sentarse a conversar.

Estos sectores hace mucho reclaman oportunidades de trabajo y el problema arranca por ahí: las manifestaciones se dan porque el Gobierno no se quiere sentar con estos sectores.

La policía es una Fuerza Pública de 70 años, de carácter civilista, ha pasado por varias etapas y tiene la suficiente capacidad para enfrentarse a disturbios civiles.

Siempre lo han hecho bien, pero deben de ser bien dirigidas.

¿A los oficiales los enviaron a la guerra con decisiones que los exponen?

Quien toma las decisiones ha errado y está mal dirigido, por la forma en que se ha intervenido. Se toman decisiones que ponen en riesgo la vida de los policías, pero no sé si la decisión es política o técnica.

¿Son controlables las manifestaciones y bloqueos que, además, provocan vandalismo?

A través de los días empiezan a filtrar los intereses reales de la manifestación, terceros que no tienen nada que ver se suman a la protesta, ya sea por vacilón, porque alguien los manipula o es amigo del amigo que está en la calle.

Si no se actúa con rapidez, estos grupos toman más forma y la intervención es más compleja porque van generando mayor violencia para hacerse notar.

Se requiere de inteligencia, análisis de campo y una serie de elementos para la intervención. Cuando se tienen tantos bloqueos, hay que hacer una valoración de las capacidades reales de una policía y valorar los frentes que se van a generar.

¿Es ideal usar la fuerza de forma proporcionada o más bien debe de ser mayor para poder controlar los actos?

La intervención policial tiene un principio y hay que ir en ventaja, el no ir en ventaja expone al policía a que haga un uso inadecuado de la fuerza que pueden tener hasta problemas legales.

Si usted va en ventaja es fácil controlarla, pero si no, los oficiales pueden desesperarse y cometer errores. Hay que conocer el blanco, los flancos, debilidades, equipo completo, entre otras cosas para llevar la delantera.

Sin embargo, quiero reconocer la valentía de la policía y estoy totalmente convencido que demostraron su valentía, su valor, carácter democrático y amor por Costa Rica.

Desde su experiencia, ¿es cierto que hay narcos y grupos criminales infiltrados en estas manifestaciones?

Si la policía o el ministro tiene la certeza de que eso es así, tiene que pasar la información de manera directa a instancias judiciales. Esto, más que una denuncia a los medios, debe de ir a lo judicial.

Desde mi experiencia, en este tipo de manifestaciones se suman muchos delincuentes que aprovechan la circunstancia para generar caos, para desestabilizar y agredir a la policía.

Estoy convencido de que algunos delincuentes faciliten equipo para enfrentar a la policía; pero hablar que una estructura criminal y el narco es parte del movimiento me imagino que es porque el ministro tiene pruebas para asegurarlo.

En este tipo de movimientos, la gente normal empieza sentir que necesita ayuda y empieza a buscar a los cacos.

¿Hay delincuencia en los movimientos?

Sí, hay delincuencia en ellos.

¿Cómo se reponen los policías que resultan heridos?

Es muy lamentable, porque no se pueden reponer. En este tipo de circunstancias, cuando hay personas en la Escuela de Policías hay que mandarlos a la calle posterior a que los mismos hayan, al menos, llevado un curso de la formación básica que se conoce como “control de muchedumbre”. No hacerlo de esta manera es muy riesgoso.

En el peor de los casos y si el Ministerio de Seguridad ya no puede con los manifestantes ni con la violencia, ¿se puede solicitar ayuda a otros países? 

No hay forma de pedir ayuda a otros países. Este país decidió ser civilista, después de la Guerra Civil del 48 se tomó una decisión de no tener ejército y esta condición de la Constitución Política condicionó a las fuerzas de policía y al gobernante a nunca más volver a ver un militar en este país: los policías son los responsables de mantener el orden público y resguardar la soberanía, a través del diálogo y el respeto.

La decisión de eliminar el ejército como institución permanente no solo condiciona a las fuerzas de policía, sino también a nuestros gobernantes y a estos les pide agotar por todos los medios las vías democráticas del diálogo y el consenso, antes que el uso de la fuerza para la represión.

La policía tiene la capacidad y los oficiales de este país aman a su patria.

¿Cree usted necesario que el presidente de la República acepte el diálogo urgentemente?

Debe de aceptar el diálogo real cuanto antes, que los manifestantes pongan de su parte y dejen de lado la violencia para sentarse a hablar. Ambos tienen que ceder porque aquí nadie está ganando. Al final, el que pierde es Costa Rica y lo estamos viendo.

¿Cómo se hace para cubrir el resto de las emergencias que se dan a diario en el país?

El servicio diario se ve afectado. La Fuerza Pública tiene que estar en todo el país, en zonas de alta incidencia; pero, ante estas circunstancias, la policía no está porque la gran mayoría atiende la emergencia y dejan solas a las comunidades. La ausencia de la policía en la calle es evidente.

La atención de estas manifestaciones ¿qué impacto tiene en el presupuesto de la Policía?

El impacto es alto, no puede dar los números, pero es muy alto. A esto hay que sumarle la cantidad de equipo móvil y de protección dañado. Aquí hay cosas que no se van a poder reparar, que ya se perdieron como patrullas, escudos, microbuses y demás.

En el mejor de los casos, los equipos asegurados se van a reponer, pero después del debido proceso y mientras eso llega hay un impacto en el servicio que la policía brinda.

Hay un impacto también en el compañero y compañera y esto hay que sensibilizarlo porque su ánimo se ve afectado.