Última Hora

Muchos padres de familia, quienes pagan pensión alimentaria, se han visto afectados por la crisis económica del COVID-19. 

Si una persona fue despedida, vio reducida su jornada laboral o sus ingresos puede considerar tres opciones que podrían darle un respiro en momentos difíciles. 

Se trata de la solicitud de congelar el pago por uno o hasta dos meses mientras el afectado busca trabajo, solicitar un pago en tractos o una reducción del monto de la pensión.

Algunas de estas vías pueden tardar una semana como mínimo y otras hasta seis meses.

¿Cuál es el proceso que debe seguir?, ¿qué deben hacer las personas que atraviesan esta situación?

El abogado especialista en Derecho de Familia, Fernando Solano, aclaró todas las dudas en una entrevista con Teletica.com.

Entérese de todos los detalles en el video adjunto.