Última Hora

Los artistas, músicos, actores, productores, entre otros trabajadores del sector Cultura, no solo fueron los primeros a los que se les cerraron las puertas por la pandemia de COVID-19, también los últimos en reactivarse, ya que sus actividades, por lo general, aglomeran a muchas personas.

Por eso, estos dos años y dos meses fueron muy difíciles para el gremio. Quien ha liderado la cartera durante los últimos siete años es Sylvie Durán Salvatierra, y ella tuvo la dura tarea de representar al sector durante la emergencia nacional.

En una amplia entrevista con Teletica.com, la jerarca comentó sus mayores logros, los planes que le faltaron por ejecutar, las polémicas y críticas más destacadas en su última administración (2018-2022).

Para más detalles, puede ver la entrevista completa a continuación.


¿Cuáles fueron los mayores logros de su administración?

Fuimos la primera administración responsable de implementar la Política Nacional de Derechos Culturales: es la primera política de Estado que tiene el Ministerio de Cultura y que le exige al ministerio resolver la descentralización. Nos comprometimos con el tema del territorio, la diversidad cultural y la participación. Hicimos más de 43.000 actividades en todo el país, de las que el 63% fueron fuera de San José. 

Aparte de la oferta artística está la educativa, que tenemos a través de los talleres de teatro y danza. Se crearon programas como “Érase una vez” y “La ruta de museos”, y esos son procesos que siguen. En el 2018, más de 1.000.000 de personas hicieron uso de los servicios bibliotecarios. Más de 800.000 personas recibieron los programas de música, invertimos casi ₡4.000.000.000 en la producción de eventos tipo el Festival de las Artes, la Feria del Libro, la Feria “Hecho Aquí”. Hicimos un programa de sello artesanal. 

El Festival de Cine ahora va a todo el país y eso ha ido creciendo desde el 2018. Y se revisaron todas estas actividades masivas en términos de sus procesos e instrumentos de gestión, para que fueran más eficientes y estrictos en la buena inversión de los recursos. En la dinamización económica, se dedicaron al sector más de ₡1.000.000.000 en fondos concursables, que han ido aumentando y consolidándose.

Lo que faltó

La ministra indicó que hay dos puntos importantes que fueron afectados por la pandemia de COVID-19. El primero es la realización de giras por todo el país para establecer corredores y circuitos de programación para actividades culturales. Tuvieron que migrar a la virtualidad y eso les dificultó el trabajo.

“No podemos seguir con unos pocos lugares a donde puede ir la actividad cultural porque no está bien articulado el corredor. Era la tarea del 2020 y el 2021, aprovechando que el Bicentenario era una ocasión excepcional para pasearnos por todo el país expresando la diversidad, las identidades, los patrimonios históricos y demás. Eso se debe hacer con la gente en vivo. Es muy difícil programar y bueno, tuvimos que hacer todo el traslado a la virtualización y cambiar algunos de nuestros fondos y programas para que se ajustarán a dos años, que además nadie podía prever”, explicó Durán.

El segundo punto tiene que ver con el presupuesto que también fue afectado por la pandemia. “Nos hizo entrar en una situación de deuda mucho mayor. El plan que teníamos era dejar el presupuesto mucho mejor colocado, más cerca del 1%”.

¿Qué plan de ruta le recomendaría a la próxima ministra, Nayuribe Guadamuz?

Yo sugeriría que preste mucha atención en lo territorial y en generar circuitos para ganar escala y una economía más eficiente, pero también cuidar el presupuesto. Aquí le tenemos todo súper planchadito, muy bien hecho, con mucho cariño para que cuidemos ese presupuesto. Y la otra tarea muy importante este año es que inserte cultura, lo mejor posible, en el Plan Nacional de Desarrollo.

¿Cómo quedó el sector cultura tras la pandemia?

Con un desafío muy grande, pero también con muchísima más claridad de dónde están los actores que realmente generarían una dinamización más sostenible durante muchos años. Quedamos con una serie de recursos que no existían. Los fondos concursables que se hicieron, que son más tradicionales para la producción artística, el Sistema Banca de Desarrollo nos tiene ahora por ley como una prioridad.

Logramos movilizar tres fondos activos de capital semilla, Banca de Desarrollo. Es un sector que quedó muy tocado. Igual vimos ahora, con los primeros eventos masivos, que la avidez es muy grande y que hay una serie de oportunidades porque dos años de no encontrarnos, de no tener espacios de socialización, lo que deja es un hambre enorme y un gran aprecio por los espacios de la cultura.

Mayores críticas 

En abril de 2022, en medio de una presentación de Suite Doble, que se desarrollaba a través de la página de Facebook de una licorera en Heredia, la Policía Municipal llegó al lugar e indicó que debían detener el concierto. Los músicos se mostraron muy molestos porque era la única forma de trabajar en medio de la pandemia, ¿qué posición tenía usted respecto a esta situación?

Ese mes empezó con el tema de visualización, que realmente mostró una capacidad de resiliencia y de recomposición del sector para seguir ofreciendo su trabajo. Me acuerdo de ese evento, pues enseguida preguntamos con la viceministra de Salud, Alejandra Acuña, quien llevaba el día a día toda la relación con los cuerpos de policía. Entonces se empezó a hacer un protocolo y, finalmente, con Humberto (Vargas), que es una persona muy estimada y muy, digo, porque realmente lo apreciamos mucho, terminó sentado conversando con el alcalde y los dos poniendo un poquito en claro cómo hacer mejor las cosas. 

Yo creo que esta tensión y dificultades abrieron zonas de diálogo que no había. Hubo mucho que aprender y hubo que ejercer mucha paciencia, empatía y entendimiento de que era una situación muy difícil para todas las partes y yo creo que, finalmente, la solventamos.  

También en ese mes, la reconocida actriz María Torres se mostró muy molesta con su persona porque ella aseguraba que las medidas impuestas eran inútiles, la cito: “Ella (Sylvie) debió haber levantado la mano y decir: perdón, pero esas disposiciones no ayudan en nada al movimiento cultural costarricense. No tiene ninguna perspectiva”. Tras dos años, ¿cómo reflexiona sobre estos momentos tensos?

También tuvimos una conversación en ese momento, yo estoy en el sector hace 30 años y algunos de estos compañeros son gente que uno conoce de muchos años y que también merecen todo el respeto y admiración. Yo le explicaba a ella que el doctor Daniel Salas, con su genuina preocupación por todos y todas, tomó esa decisión ante la situación de emergencia y porque se desconocía todavía mucho. Él creyó ayudarnos y lo hizo de la mejor fe. 

Yo me entero cuando la decisión sale. En una situación como esa no todo va a salir bien. Es una situación de emergencia nacional, nuestro trabajo era contener y hacer lo mejor posible y con humildad también reconocer cuando algo no había sido hecho del mejor modo, ampararse a la ayuda y la capacidad de nuestra sociedad.

La actriz Rosibel Carvajal comentó que el aforo era un chiste, por eso ella no abrió el Teatro Molière, ¿cómo fueron las negociaciones para establecer esas medidas?

Esto fue un gran debate en todo el mundo, ¿cuál era el aforo? ¿cómo superamos la situación? Se perdía más abriendo que manteniendo cerrado, pero a partir del momento en que ya fue razonable se hace. Hubo realmente un momento muy, muy difícil en el que nos amparamos también a experimentos que se estaban haciendo en Alemania y de medición y tal, para ver a qué distancia nos sentábamos. 

Realmente, todos nos pusimos a la tarea de buscar y trabajar con los políticos de salud para abrir y posibilitar acciones lo antes posible.

¿Qué le podría decir a personas como Bernal García, director del Teatro La Máscara, que indica que los dejaron desprotegidos?

Pues el sistema de protección del país es de carácter universal y el sector estuvo incluido en todas las selecciones que pudo hacer el país. El Bono Proteger los incluyó fuertemente, justamente porque evidenciamos cuáles eran las características de nuestro sector, que no es un sector formal. Lo que pasa es que el bono duró los tres meses que duró por la situación del país. 

Es muy importante hacer el insight o acto de conciencia después de la pandemia porque, efectivamente, hay una situación de precariedad consustancial a muchos de los trabajos de la cultura. ¿Quién hubiera podido protegerse de manera consistente por dos años? Debemos trabajar en tener condiciones en general más sólidas de seguridad social, de emprendimiento, para quienes tienen, como Bernal, un teatro de tantos años. No quedaron desprotegidos, no dio el sistema de protección que tenemos para cubrirnos apropiadamente y en eso hay que trabajar.

"Me entristecí muchísimo"

Me comenta que vivió mucho estrés, ¿cuáles consecuencias personales sufrió a raíz de todo esto?

La gente del teatro aprendemos a trabajar con nosotros mismos, a conocernos mucho. Yo siempre digo: cuando sale al escenario hay que aprender a respirar y estar centrado y disponible en el aquí y el ahora. Es un gran arte de la meditación. Además, uno desarrolla empatía, compasión y sensibilidad, porque si no, en el momento de estar en el escenario, uno día a día repite algo que ensayó y tiene que volver a ser vivo, volver a ser verdadero. Uno aprende a tener el corazón dispuesto y yo me paré mucho a eso. 

Yo sé que muchas cosas no eran de carácter personal y me entristecí mucho por la situación que pasaron personas que uno conoce de toda la vida. Hicimos por eso, con muchísima dedicación, el trabajo enorme que hizo todo el equipo aquí.

¿Se siente aliviada ahora que ya está dejando su cargo?

Siete años es un periodo largo, entonces pues sí. Me voy con la piedra en el pecho, por los compañeros, directores de primerísima calidad y el equipo de despacho. Me voy agradecidísima con la vida y con lo que vi también en mi sector, de conciencia y responsabilidad, y también de preocupación por activarse. Entonces digo que sí, es un periodo intenso en el que aprendí muchísimo y, como le digo, me he sentido muy honrada en siete años en un puesto como este. 

Requiero refrescarme. Entonces me parece que es absolutamente importante que haya ese recambio. Y tengo un marido excepcional que me ha cuidado y ha estado voluntariosamente dispuesto a sostener momentos en que una no tenía tanto tiempo. Y quiero dedicar un tiempo a la familia, a devolver el cuidado y el cariño. Yo trabajo en Cultura con una gran convicción de lo relevante que es la cultura para la vida, entonces siempre he trabajado con mucho entusiasmo y con ganas. Vendrán cosas, pero por ahorita quiero terminar de digerir esta experiencia única.

Spotify TeleticaRadio