El gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social, Mario Ruiz, calificó como un "suicidio colectivo" el participar de fiestas en medio de la pandemia actual del COVID-19.

Ruiz aseguró no entender cuál es la motivación de las personas para realizar este tipo de actividades sociales a sabiendas del enorme riesgo de salud que supone para ellos, sus familias y el país.

"Uno a veces no entiende cómo se hacen (las fiestas) si son actividades no necesarias para vivir. Es poner en peligro a las familias, a los hijos y los abuelos, todo en medio de la crisis más grave de los últimos 100 años a nivel económico y epidemiológico", aseguró el experto.

El gerente fue más allá y responsabilizó a esas personas que no siguen los lineamientos y restricciones sanitarias del "caos" que vive el país, que hoy sumó 270 nuevos casos positivos para un total de 4.023 enfermos.

"Ir a una fiesta es como un suicidio colectivo, lo que genera es que otras personas terminan enfermando y quitándole camas a otros que las necesitan. Hay gente que se está cuidando mucho, pero ese grupo que no está generando este caos", dijo.

Ruiz además confirmó que el CEACO ya alcanzó el 50% de su capacidad con 44 de sus 88 camas ocupadas con pacientes de COVID-19, que en promedio duran ahí entre ocho y 10 días.

Según los datos del gerente, de cada 100 personas terminan hospitalizadas entre cinco o seis y de esos por lo menos uno puede terminar en una unidad de cuidados intensivos, por lo que con el número de casos actuales en una semana ese centro especializado estaría lleno.