Última Hora

Aunque acatarán todas las disposiciones sanitarias en pro de reducir los contagios por COVID-19 en el país, el sector comercio no comparte los cierres establecidos a partir de este lunes, y por una semana, en 44 cantones del país.

Julio Castilla, presidente de la Cámara de Comercio de Costa Rica, brindó una amplia entrevista a Teletica.com en la que destaca que el “martillazo no es la solución” y que los casos del virus no se generan en dicho sector.

Acelerar el proceso de vacunación, avalar la reducción de las jornadas y mantenerse firmes con las denuncias son parte de las estrategias que Comercio solicita al Estadio para evitar más cierres a futuro.

¿Cómo toman las medidas anunciadas por el Gobierno a partir de este lunes?

Como Cámara de Comercio hemos sido muy solidarios con lo que estamos viviendo a nivel de salud, de ahí que desde el inicio de la pandemia el mensaje fue de cumplimiento estricto de las medidas sanitarias, porque la vida de los costarricenses es prioridad.

Cuando se viene este nuevo incremento después de Semana Santa salimos con dos campañas de concientización y las líneas de denuncia, muy conscientes de que los contagios no están en los comercios.

Bajo esa premisa hemos sido muy propositivos con el Gobierno, entonces le mandamos una serie de recomendaciones cómo acelerar la vacunación permitiendo al sector privado poder vacunar, apoyar todo el tema de denuncias y en esa línea, en las reuniones con las autoridades, justificamos porqué no era recomendable un martillazo, ya que hemos sido disciplinados.

(…) Ya sabemos que la lucha está fuera de los comercios, está en las fiestas clandestinas, en los barrios, en las reuniones los jóvenes se relajaron, pensaron que ya se había acabado la pandemia y hoy estamos viendo esta emergencia como país a punto de colapsar en nuestros hospitales. No deberían castigar a los que hemos cumplido.


¿Quiénes son los más afectados del sector comercio con estos cierres?

Muchos dicen que las grandes empresas pueden subsistir con una semana cerradas y sí es cierto, hay pérdidas y puede haber suspensión de contratos, mandan a vacaciones, en fin, hay muchas soluciones. Pero que hacemos con las PYMES, que son el 73% y cuentan con menos de cinco empleados o son profesionales independientes, esas son las que sufren más cuando se toman estas medidas. Todos sufrimos, pero algunos podemos sobrellevarlo.

El objetivo número uno es sostener el empleo y que los números hayan bajado del 24% al 18.5% ha sido en la informalidad, y aunque ese tipo de empleo compite contra nosotros, lo entendemos por lo que estamos viviendo como país, pero no colabora con impuestos. Entonces, qué está haciendo el Gobierno y la CCSS para ayudar a formalizarlos.

Es una lucha que tenemos ya que sin sector privado no hay chocolate, somos el generador de trabajo y bienestar, si no entendemos eso este país durará mucho en salir adelante.

¿Considera que una semana de cierres será suficiente para controlar la situación de salud?

El Ministerio de Economía y Comercio (MEIC) lo que buscó es que la medida no fuera por 14 días, sino solo siete, mientras que nosotros defendimos que no nos aplicaran el martillo a nuestros comercios. Entendemos la preocupación que hay, pero necesitamos proteger el empleo, ya que esto va a causar más desempleo, problemas económicos, el Gobierno dejará de recibir ingresos.

Siete días ya nos castigaron y el país no puede más, esto es un caos a nivel económico por una semana. Según las estimaciones de nuestros asociados, las pérdidas serán del 80% y deberán retomar el comercio electrónico.

¿Qué tan fructíferas son las reuniones que tienen las Cámaras con autoridades de Gobierno?

Al Gobierno le hemos dicho que necesitamos trabajar juntos y que no pueden tomar decisiones y luego solo comunicarlas. Entendemos que lo que nos comunicaron es lo que ellos creen que es mejor para el país y para el manejo de la pandemia. Ellos entienden la problemática que nosotros tenemos, pero falta que nos escuchen más y negociar esas propuestas.

No hubo chance de hacer una contrapropuesta porque había 40 cámaras convocadas y todo mundo opinaba. Aunque no estamos de acuerdo, entendemos y seguiremos insistiendo al Gobierno de que hay otras medidas y que para proteger el empleo no nos ayudan.

¿En qué centran las propuestas al Gobierno para que se pueda convivir con la pandemia y no se dé un martillazo?

Entre los planteamientos está el tema de la vacunación, Salud y la Comisión Nacional de Emergencias (CNE) el martes nos comunicaron que ya el sector privado puede traer vacunas y aunque entendemos que será difícil conseguirlas, ya se están haciendo las gestiones y eso es lo importante. La CCSS también se comprometió en que acelerará la vacunación y ese es un tema clave hasta alcanzar la inmunidad de rebaño. Entre más rápido podamos hacerlo sector público y privado juntos, será lo mejor para el país.

Lo segundo es la denuncia, no es posible que la fiesta de los jóvenes perjudique la economía de este país y también las campañas de concientización, esto es en serio y son tres tareas que respaldamos fuerte.


Paralelamente, le estamos solicitando al Gobierno que apruebe la reducción de las jornadas, ya que solo lo tiene turismo, mientras que a nosotros como comercio nos acaban de cerrar (…) Necesitamos que nos ayuden para que el desempleo no siga creciendo.

¿Qué alcances se tienen en cuanto a las gestiones que permitan la vacunación en el sector privado? ¿Tienen fechas estimadas?

El martes se dieron los permisos y fueron publicados en La Gaceta el jueves, de que ya tenemos la autorización, entonces ahí empieza el movimiento del sector privado. Yo no le puedo dar una fecha hoy, pero si sabemos que nuestro sector privado está moviéndose y a nivel político el presidente también haciendo sus gestiones para lograr traer vacunación.

Quizás es muy rápido para anunciar cuando iniciará, pero ya se activó el sector privado en esa búsqueda vehemente de vacunas.



¿Cómo se pueden ilustrar las pérdidas que generan las restricciones en el sector comercio?

En agosto, cuando nos reunimos con el presidente por los martillazos que no podían continuar, le dimos el dato de que solo el sector comercio en aquella época ya le había dejado de contribuir a la Seguridad Social 35.000 millones de colones por no poder trabajar y, más de 70.000 millones a la Hacienda Pública, entonces el mensaje era que si nos mantienen cerrados cómo vamos a salir adelante como país.

No podemos pagar impuestos porque no podemos operar, entonces estamos en una crisis y el déficit fiscal va a seguir creciendo. Se acabaron los martillazos en aquella época y empezamos en una apertura sostenida que nos ayudó a ir mejorando los indicadores económicos del país, cerramos con un 4.5% de caída que se esperaba fuera de 7 u 8%, según el Banco Central.

Eso es mérito del sector privado, de que si nos dan las herramientas para trabajar producimos.

¿Se habían acostumbrado los comercios a la restricción hasta las 11 p. m.? ¿Estaban conformes?

Entendiendo las circunstancias de pandemia y que no se ha acabado, estábamos satisfechos con la medida a las 11 p. m., ya que todos debemos poner de nuestra parte. A las 9 p. m., en su momento lo aceptamos porque los contagios se elevaron y consideramos positivo que, antes de cerrarnos, bajaran un poco la hora de restricción.

Debemos estar juntos en la toma de decisiones, nuestra petición es que la restricción no se amplíe por más de siete días, que se mantenga la apertura de fronteras y que los comercios en las costas continúen abiertos, ya que son los más golpeados, así como la vigilancia extrema.

App Teletica