Última Hora

La cantidad de intoxicaciones, desde que inició la pandemia, ha sido bastante preocupante para las autoridades. El año pasado, el dato de las atenciones aumentó de manera importante y este 2021 va por el mismo camino.

Información del Centro Nacional de Control de Intoxicaciones revela que en lo que llevamos del 2021, 39 personas se intoxican al día, es decir, una cada 37 minutos.

Estos datos muestran un aumento considerable si se comparan con el año anterior. Del 1° de enero al 23 de febrero de 2020 se atendieron 1.769 intoxicaciones, mientras que este año se reportaron 2.092. Es decir, casi seis casos más al día.

Según la directora del centro, Viviana Ramos, la cantidad es muy alta y realmente alarmante, por lo que definitivamente se le debe poner atención.

¿A qué se debe este fenómeno?, ¿qué se puede hacer desacelerarlo y qué hacer si si usted se ve en una situación de estas?

La doctora Ramos abarcó estos y otros temas en la siguiente entrevista. 

¿Cómo se han comportado las intoxicaciones en lo que llevamos del 2021?

En lo que llevamos del año ya vemos un comportamiento importante de algunas causas de intoxicaciones y el comportamiento también de algunos agentes. Por ejemplo, ya tenemos 375 intoxicaciones por ideas suicidas en toda la población en general, que es un número bastante alto. Más de 246 intoxicaciones por adicción, 300 por reacciones adversas a medicamentos, 612 por causa accidental, que son datos bastante altos. En lo que va del año ya tenemos 2.050 intoxicaciones.

¿Cuántas llamadas están recibiendo al día?

Nosotros tenemos 39 personas intoxicadas diariamente, es decir, una persona cada 37 minutos, que es demasiado. Aumentaron demasiado las intoxicaciones.

En el 2020 se atendieron 14.122 intoxicaciones, nada más intoxicaciones, y en el 2019 se atendieron 11.558, eso son más de 2.500 casos, un incremento del 22%, es bastante alto.

¿Ante una consulta de posible intoxicación, cómo colabora el centro?

Es bastante importante el papel que tiene el Centro Nacional de Control de Intoxicaciones, que vale la pena decir que en muchos países no existe este recurso y Costa Rica tiene esta herramienta a la cual las personas pueden llamar. Muchos de estos casos se pueden abordar desde la casa, esto es un gran beneficio sobre todo ahora en tiempos de pandemia y confinamiento. Esto muestra la contención que cumple el centro para evitar la movilización innecesaria de pacientes a los centros de salud, lo cual es un impacto bastante positivo para el sistema de salud y para la población en cuanto a daños emocionales que se tiene que exponer la gente cuando va al centro médico.

¿Cuál ha sido la principal causa de intoxicación este año?

Un tema que ha sido de preocupación en diferentes países, y que en Costa Rica no ha sido la excepción, es el aumento de intoxicaciones en el contexto de la crisis sanitaria. Es muy importante determinar o recalcar que ha sido un tema global.

Las causas de intoxicación arrojan datos importantísimos como un aumento en el 2020 de un 91% de casos de tentativa suicida, un aumento del 79% de intoxicaciones por mal uso de productos de limpieza como químicos, productos del hogar, productos de uso industrial. Ambas tendencias están relacionadas directamente con la pandemia, al inicio de esta. Pero conforme ha ido evolucionando la enfermedad los fenómenos sociales asociados a esta como el confinamiento, desempleo y soledad han desarrollado una crisis de ansiedad y depresión en los pacientes.

Además, la gente no está consultado, no van donde los profesionales, donde tienen que ir y, por ejemplo, automedicación es un tema muy serio que trae como consecuencia las reacciones adversas a medicamentos que son la tercera causa de intoxicación en el 2019 y 2020.

¿El tema de metanol también ha “pasado la factura” en los últimos meses?

Sí, la gente también está yendo a tomar licores en lugares como clandestinos, no van a tomar a lugares formales o autorizados que vendan licor y están comprando ahí. Aumentaron muchísimo las intoxicaciones por metanol el año pasado.

El licor nos preocupa mucho, el metanol, el comportamiento de las personas ha sido distinto y con esto también el comportamiento de las intoxicaciones definitivamente.

¿Cómo se pueden evitar estas situaciones?

Es importante que la población esté tranquila. Para eso es bueno que esté informada, esta va a ser la mejor respuesta frente a una intoxicación o cualquier emergencia. Hay que recordar que nos pueden llamar para recibir la asesoría y el apoyo en un momento de desesperación, de crisis o de emergencia que uno pierde la cabeza entonces pueden llamar.

Según la doctora Ramos, hay cuatro acciones fundamentales:

  • Mantener guardados bajo llave todos los productos que pueden ser peligrosos: medicamentos, plaguicidas, productos de limpieza, cosméticos, que estén fuera del alcance de los niños.
  • No realizar mezclas de productos de limpieza. “Esto es algo en lo que vimos en un aumento importante el año pasado y todavía lo estamos viviendo. Esto es muy peligroso”.
  • No colocar productos de limpieza en botellas de alimentos y bebidas. “Nosotros todos los días recibimos llamadas por trasvase e intoxicaciones por esta situación. Es muy peligrosa esta costumbre que está tan arraigada en nuestra población”.
  • No utilizar productos de uso industrial en el hogar.
  • No automedicarse

En el tema de sustancias, ¿cuál ha sido la que más ha predominado en intoxicaciones?

En el 2021 llevamos que las sustancias con mayor intoxicación son los medicamentos, específicamente Clonazepam. Ese es un tratamiento para tratar la ansiedad y depresión, es un antidepresivo que se receta con control del Ministerio de Salud. Es una receta especial.

Es muy serio porque estamos pensando que las personas lo están tomando, se supone que bajo una indicación de un médico que es muy responsable, ya que es un medicamento vigilado. Esto nos dice que muchísimos hogares los tienen como tener acetaminofén y es un medicamento de uso restringido. No tienen la visión que debe ser un medicamento que debe estar bajo llave.

¿El uso excesivo de este medicamento tiene también que ver con la pandemia?

Si claro, definitivamente. No quisiera entrar en esa polémica de pensar en la prescripción indiscriminada por parte de los médicos. Habría que determinar qué tan necesario sea prescribir tantísimo ese medicamento. Hay muchísima ansiedad, muchísima depresión y, por lo tanto, ese medicamento se usa en gran cantidad.

Uno en las llamadas escucha que el niño se lo tomó, que lo confundieron con otro medicamento. Es un medicamento que está en cualquier parte de la casa.

¿Siguen recibiendo consultas por intoxicaciones con dióxido de cloro como supuesta “cura” del COVID-19?

No ha bajado, quizás hemos visto que ya la personas lo toman como una costumbre. Nosotros como centro estamos trabajando con una red de centros toxicológicos de Latinoamérica y Caribe en donde estamos tratando de educar a la población. Estamos haciendo una publicación científica formal, no ha salido, pero sí la vamos a hacer oficial porque tenemos que educar no solamente a la población en general, sino también a los médicos que tienen tantas dudas respecto a esta molécula, que si sirve o no sirve para tratar el COVID-19.

No sabemos cómo lo preparan y tampoco sabemos las consecuencias que esto puede tener a largo plazo con estas dosis tan pequeñitas que la gente está tomando. Si realmente están tomando concentraciones tan bajitas es como si estuvieran tomando agua. Recordemos que es un producto que se utiliza para potabilizar el agua, si yo tomo agua todos los días no me va a pasar nada. El problema es como lo están preparando en la casa, si realmente están usando la concentración que ellos aseguran tomar y a largo plazo los efectos que pueden tener es un estudio muy interesante de hacer.

¿Han notado que las personas, en algunas ocasiones, se lo pueden tomar a la ligera?

Una sola pastilla puede llevar a la muerte a un niño. Hay medicamentos que es más fácil que se intoxiquen por el volumen de distribución, se necesitan dosis más pequeñas. Un adulto tomándose un producto bastante peligroso que no necesariamente sea un medicamento, pues también puede tener fatalidades.

Por ejemplo el metanol, que con un trago la persona puede morir.

Muchas veces se minimiza la importancia de las intoxicaciones, muchas se pueden resolver en el hogar, es recordarle a la población que el servicio que ofrece el centro es de atención 24/7 de manera ininterrumpida durante todos los días del año. Tenemos la línea gratuita que es el 800-INTOXICA, que eso le asegura a la población una respuesta inmediata. 

Cuando una persona se nos intoxica puede llamar directamente, les vamos a brindar atención, recomendaciones de primeros auxilios, los vamos a guiar si necesitan atención médica. También tenemos consultas farmacológicas relacionadas con medicamentos como dosis, efectos adversos, compatibilidad de medicamentos en lactancia, embarazo.