Última Hora


Valeria Merino, José Ventura y Bayron Ávila son tres talentosos bailarines costarricenses que se han abierto campo en la industria de la danza, tanto a nivel nacional como internacional.

Los tres bailarines concuerdan en que ha habido un aumento significativo en el interés por la danza juvenil y moderna en Costa Rica.

"Se han abierto muchísimas oportunidades. Cuando empecé en esta industria no había casi trabajo, los pocos bailarines que había tenían que pelearse los trabajos. He visto un aumento grande de trabajos para empresas privadas, buscan bailarines para comerciales. Además, hay muchísimos artistas emergentes, de hip hop, pop que nos contratan para videos musicales. En los últimos cinco años ha habido un auge súper grande. Sigue siendo una industria en pañales, pero sí ha a habido un amento súper notorio, estoy muy feliz porque el talento de Costa Rica es demasiado", comentó Valeria Merino.

Por su parte, José Ventura indicó que la pandemia golpeó muy fuerte al sector, pero también ha tenido un efecto positivo, porque lo ha unido. 

"Yo creo que la pandemia está uniendo a distintos campos del sector. Por un lado, están las academias (que enseñan mucho jazz, ballet y contemporáneo), por otra parte está el lado estatal (contemporáneo), entonces siento que ha habido un acercamiento del sector independiente con el público. Y ha habido un apoyo más cercano en el mismo sector y esto se notará en la escena y habrá más nivel por la unión de la comunidad", acotó Ventura.

Valeria Merino

Fotografía por Melanie Ocampo/@melanieocam

Valeria Merino baila desde los ocho años y a los 13 años supo que era su pasión. Empezó con ballet y jazz, y más adelante descubrió el hip hop y se enamoró.

Durante toda su adolescencia entrenó muy fuerte y en quinto año del colegio se ganó una beca para atender un seminario de baile en Estados Unidos. "A los 17 años fui al seminario que era específicamente de hip hop y aprendí estilos de baile que no había aquí en Costa Rica, y seguí estudiando para traer nuevos conocimientos al país".

Fotografía por Melanie Ocampo/@melanieocam

Empezó a dar sus primeras clases de baile, y se enamoró de enseñar. Al principio tenía pocas alumnas--hacía muchas coreografías para chicas colegialas. 

Merino optó por no estudiar danza en una universidad, porque dice que en las universidades lo que suelen enseñar es el ballet clásico, no el hip hop, que es su género predilecto. Prefirió educarse en Los Ángeles y en Hollywood, ahorrando para irse durante lapsos de un mes a cursos y talleres para aprender todo lo que pudiera. 

"Poco a poco me fui dando a conocer y cuando tenía 20 años me dieron ganas de abrir una academia y me llamaba la atención tener un negocio. Estuve durante tres años armando el concepto, no quería que fuera a la carrera. Yo hice estudios de mercadeo y de logotipo. Decidí que quería una academia para adolescentes, no para niños. Y en el 2016 logré abrir la academia Place en San Pedro. Por dicha me fue muy bien, siempre hemos trabajado en que sea un ambiente saludable", explicó la joven.

Si desea más información sobre Place puede mandar un mensaje al WhatsApp 7273-4041 y visitar su canal de YouTube. Fotografía principal tomada por Yarro Angulo Centeno/ @visualfeeling.

José Ventura

José Ventura es bailarín, coreógrafo y profesor de danza contemporánea. Estudió derecho en la Universidad de Costa Rica (UCR) y descubrió su amor por la danza en el segundo año de la universidad.

"Si me pongo a pensarlo, desde que tenía cuatro años me gustaba bailar y le decía a mi mamá que bailáramos en la sala. Cuando terminé Derecho, en el 2015, quedé seleccionado para el elenco de West Side Story, que fue la primera gran producción de un musical en el país. Eso me cambió por completo la perspectiva de lo que yo quiero hacer con mi vida y tomé la decisión de que quería ir más enserio en la danza", narró Ventura. 

Durante unos años estuvo dividido, daba clases de baile y trabajaba en Derecho, pero llegó un punto donde tuvo que tomar una decisión. En ese momento trabajaba en Estado de la Nación, le ofrecieron una oportunidad laboral, pero se había ganado una beca para ir a bailar un mes en una universidad de Estados Unidos. 

"Me dije a mi mismo -esta será la despedida del baile-, y allá caí en cuenta de que quería dedicarme de lleno a la danza. Regresé al país, y le dije a mis jefes de Estado la Nación que quería meterme de lleno en la danza. Ellos entendieron y me desearon lo mejor", agregó.

En 2018 Ventura fue aceptado en un programa muy prestigioso de danza contemporánea en Chicago (Hubbard Street Dance Chicago). Estuvo allí durante dos años hasta que, por la pandemia, regresó al país. Desde entonces ha estado muy activo como intérprete, profesor y coreógrafo, con múltiples grupos, teatro musical, y academias de baile del país como DanceWorks, Danz Performing Arts Center y Place. Incluso participó en el formato "Dancing with the Stars".

Puede estar al tanto de la carrera y presentaciones de Ventura en sus redes sociales: Jotiventura.

Bayron Ávila

Bayron Ávila baila desde los 10 años, ya tiene 25 y lleva 15 años ejerciendo la danza. Sus fuertes son jazz, contemporáneo, lírico, jazz funk y latin ballroom.

"He tenido la oportunidad de ir en más de 12 países como juez internacional de competencias y hace tres meses decidí venirme a México a vivir. He estado haciendo muchas audiciones para diferentes actividades y videos, y he tenido la oportunidad de estar en muchos de ellos. Recientemente fui bailarín del Festival del Día de los Muertos, que es así como lo más grande que hacen acá, es como un Festival de la luz", mencionó el oriundo el Aserrí.

Ávila fue el único costarricense invitado a participar en el concierto privado que realizó la artista mexicana Kimberly Loaiza, el pasado lunes 8 de noviembre en Acapulco.

"Fue un concierto privado para promover la gira que va a a tener ahora en marzo y voy a ser uno de los bailarines de ella. Conocí a muchos influencers y tiktokers famosos del momento. Estuvo Kunno, un influencer muy conocido en México y la artista Lele Pons. El concierto se transmitió por TikTok y lo vieron más de 20 millones de personas", contó el joven.

En estos días el costarricense recibió una nueva propuesta de trabajo para ser bailarín en los cruceros Royal Caribbean.

"Ahí solo entran los mejores bailarines del mundo. Literalmente está gente solo de Estados Unidos, que han estado en Broadway o en Las Vegas, y este año tuve la oportunidad de ser seleccionado y estaría viajando el 17 de enero, si Dios lo permite", agregó.

Puede seguir de cerca a Bayron Ávila en sus redes sociales como bayronavila.

Spotify TeleticaRadio