Última Hora

La última participante de ¿Quién quiere ser millonario?, Sandra Alfaro, se llevó ₡3 millones y aseguró que ese dinero le "cayó de perlas".​

Esta vecina de Belén es conserje de la Universidad Nacional (UNA) hace 25 años.

¿Pensó que se ganaría tanto dinero?

“Nombres, no. Yo decía que ₡100 mil que me ganara ya era ganancia y bendigo Dios gané más”.

¿En qué planea usar el premio?

"Parte lo quiero para viajar, quiero ir a Tierra Santa, yo estoy a punto de pensionarme y no voy a tener posibilidad de préstamos. Porque yo he viajado porque ahorro dos o tres años y pido un préstamo y me voy, pero uno pensionado cuesta más y me cayó de perlas. Con la pensión quiero viajar, no quiero comprar tierras porque la verdad uno se va y queda para pleitos. Bueno yo solo tengo un hijo, es piloto privado y él se pagó su carrera. Quiero conocer Estados Unidos, dependiendo de la pandemia, yo todo lo pongo en manos de Dios, primero Dios".

¿Cómo ha recibido los comentarios?

"Muy contenta y feliz con los comentarios, me quedo asombrada porque no me conocen y les di una buena impresión. Yo trato de ser lo más auténtica posible y transparente. A mis 60 años he aprendido que entre más legal sea uno en la vida, más legal es la vida con uno. Gracias a Dios causé una buena impresión".

Se le veía muy confiada, sin temor a arriesgarse y perder...

"Yo sí tenía miedo a hacer el ridículo, que me hagan una pregunta y no la sepa, tenía miedo, cuando me hacían la pregunta yo decía 'Dios mío, que me pregunten algo que yo sepa'. Había unas preguntas muy difíciles, pero Dios me iluminó".

La participante concluyó que le encantó el show y que "todos son una teja en Canal 7".

TW QQSM