Última Hora

Sin público, ni aplausos, ni selfis. La Semana de la Moda de París se adapta a la nueva normalidad poscovid y será por primera vez digital, con videos cortos de alta costura a partir del lunes que buscarán suplir con ingenio tecnológico la "magia" de los desfiles.

El bullicio "fashionista" que invade París en esta época será reemplazado por los clics de los internautas conectados a una plataforma digital. Desde el simple curioso hasta el comprador con chequera de unos grandes almacenes, todos descubrirán las colecciones a la vez.

Entre lunes y miércoles, las marcas de alta costura, incluidas las grandes casas como Dior y Chanel, desfilarán virtualmente. Estarán ausentes Givenchy y Armani.

El jueves, la moda masculina tomará el relevo durante cinco días, con nuevas firmas invitadas, como el joven diseñador español Archie Alled-Martínez.

Youtube, Google, Instagram, Facebook... la Semana de la Moda también se vivirá en las redes sociales. El objetivo es que las colecciones sigan alcanzando al público, pese a la falta de las glamurosas imágenes de los desfiles parisinos, idóneas para dar la vuelta al mundo.

No en vano, la industria de la moda se encuentra en la encrucijada: golpeadas por el parón que supuso la pandemia, blanco de crecientes críticas por incitar al consumo continúo y por su modelo poco sostenible, las marcas salen del confinamiento tocadas económicamente y mirando al futuro con muchos interrogantes.

"La Semana de la Moda digital era la única forma de mostrar el trabajo realizado y de retomar la actividad de estas empresas", resume a la AFP Gilles Lasbordes, director general del salón francés Première Vision.

También Londres organizó en junio su calendario de desfiles en línea y Milán hará lo propio a partir del 14 de julio.

"Un despilfarro"

La Federación de la Alta Costura y de la Moda de Francia propuso a las firmas grabar videos de máximo 20 minutos. Pero, por ejemplo, a la diseñadora Xuan Thu Nguyen le bastarán cuatro para presentar solamente cuatro "looks".

"Se trata de un video artístico, que la gente podrá ver todas las veces que quiera, me parece más interesante que presentar una colección entera", dijo a la AFP esta holandesa de origen vietnamita, cuyo video de alta costura se difundirá el lunes.

Al frente de su firma parisina Xuan, esta diseñadora se encuentra cómoda con este formato. "No tiene sentido crear tantos vestidos (para un desfile). En cada colección, hay un tema que se va declinando: largo, corto, azul, rojo... Es un despilfarro", afirma.

También el italiano Maurizio Galante aprueba esta experiencia: "El desfile y el video es como el teatro y el cine, con lenguajes completamente diferentes", afirma. En el primero, "circulan energías, pero nos perdemos muchos detalles", en el segundo "se logra pasar el mensaje que queremos transmitir".

"Una emoción"

Pero para Xuan, esta nueva normalidad en la moda es sólo una "pausa", antes de que las colecciones vuelvan a brillar en las pasarelas.

"Podría vivir sin los desfiles, pero creo que al final uno lo acaba echando de menos", afirma.

Una opinión que comparten otras firmas emblemáticas: "El lujo es emoción y nada es tan emotivo como un pase real. La electricidad de ese momento creativo, los plazos, la adrenalina...", dijo recientemente el presidente de Dior, Pietro Beccari.

Para otros, en cambio, la pandemia actuó como una "revelación". Gucci anunció que solo presentaría dos colecciones al año y Saint Laurent se retiró del calendario oficial de 2020 para trabajar más en acorde con "la creatividad".

Por ahora, está por ver cómo será recibida esta inédita Semana de la Moda y cómo se organizarán las siguientes.

El próximo programa de "prêt-à-porter" en París, previsto a finales de septiembre, se celebrará según "las recomendaciones oficiales" en materia sanitaria, según los organizadores.