Última Hora

Tras el lamentable fallecimiento de Alejandro Núñez, el querido Alejo de Nace una Estrella, una amiga suya asegura que ahora el joven será su inspiración.​

Franciny, también participante de Nace un Estrella, conoció a Alejo cuando su jefe lo contrató como animador y cantante en el restaurante en el que ella trabaja como mesera en Curridabat. 

Debido a la pandemia, Alejo fue despedido de su puesto y en ese momento Franciny y Alejo no se volvieron a ver.

Los dos fueron a audicionar a Nace una Estrella sin saberlo, y cuando los metieron al chat de participantes se dieron cuenta que los dos habían quedado seleccionados. Se pusieron de acuerdo y juntos asistieron a la primera reunión en Teletica, desde ese momento los dos fueron un apoyo incondicional para el otro.

“Yo sé que para Alejandro entrar a Nace una Estrella era un sueño y lo cumplió, nosotros el primer día que nos citaron a Canal 7, ambos íbamos hablando paja y hablando todo lo que nos había pasado en ese transcurso de tiempo que no nos habíamos visto. Era un orgullo que los dos estuviéramos ahí seleccionados de tanta gente que fue a la audición, fue una gran sorpresa. Decíamos que teníamos que ponerle para llegar a la final, y si yo gano comparto mi premio con él o si él gana comparte su premio conmigo. En Nace una Estrella uno hace una familia, pero en el caso de nosotros, ya nos conocíamos entonces para mí Alejandro nunca fue un rival porque éramos amigos, al final si él ganaba yo me iba a poner feliz y orgullosa”, dijo la vecina de Curridabat.

Cuando Franciny se dio cuenta que Alejo estaba contagiado de COVID-19 para ella fue un golpe durísimo porque ella sabía que Alejandro era una persona de riesgo.

“Yo me puse a llorar como loca porque yo caí en razón, porque yo sabía que Alejo tenía diabetes, tenía unas úlceras en el pie, era gordito, y muchas cosas en contra. Y desde el primer día yo me sentí muy triste, porque no es justo, yo desde ese día le dije -Ale cualquier cosa que usted necesite aquí estoy-”, agregó la joven de 28 años.

Durante todo el tiempo de hospitalización de Alejo, su amiga Franciny estuvo llena de ansiedad y con mucho dolor, porque para ella no era un compañero más, era un amigo al que ella quería mucho. Cuenta que hasta en esos días no podía concentrarse, estaba distraída y andaba dejando “todo perdido”.

El día en que falleció Alejo (sábado 19 de junio), Franciny amaneció con una vibra muy positiva de que Alejo se iba a poner mucho mejor y salir adelante.

“Algo me decía que él iba a salir del hospital, que me relajara. Me cambié el chip y fui a ensayar, terminamos el “Opening” y nos llamaron a todos a una reunión y nos dieron la noticia y para mí fue muy duro porque nadie lo esperaba, yo sabía la gravedad de él, pero el último día sentía mucha esperanza. Al final la voluntad de Dios es otra y yo siento que tal vez Dios me tranquilizó y preparó ese día, tal vez no era que iba a salir del hospital, sino que iba a estar mejor. Al final hay cosas que nosotros no entendemos, que nos parecen injustas, pero todos estamos aquí de paso y vamos para lo mismo, no sabemos cuando nos va a tocar y la vida es así”, acotó.

¿Cómo hará para sobrellevar la muerte de su gran amigo en lo que queda de la temporada?

“De ahora en adelante esto no va a ser solo por mí. Esto es una competencia, pero al final todos los que estamos acá y al igual que Alejandro estamos acá por una pasión. Yo sé que Ale tenía un sueño y él lo cumplió, yo sé que merecía más, tanto así que Dios se lo llevó. Así que los que quedamos aquí tenemos que salir adelante. Para mí esto tomó otro sentido, esto me marcó, marcó mi vida y de ahora en adelante cada vez que yo me pare en un escenario a cantar no voy a poder evitar pensar en Ale”.

Franciny sabe que su amigo quiere que “se ponga las pilas” y salga adelante en su pasión: el canto.

Este domingo, Franciny interpretó “En cambio no” de Laura Pausini, una canción que es muy especial porque le recuerda a su abuela, quien falleció hace años.

“Tiene un significado bastante importante, yo la canto pensando en mi abuelita porque la perdí hace dos años y medio, y para mí fue muy fuerte, y no es la canción que me queda mejor, pero para mí tiene un significado, porque esta gala era para mi abuelita, y, curiosamente,  pasa esto de Ale entonces la canción tuvo un doble significado, al final se la dediqué a Ale también, más fuerte a él porque era el sentimiento que tenía más a flor de piel".

Franciny concluye que cantar era el sueño de Alejo y es por eso que ella va a honrar ese sueño y cada vez que se suba a un escenario lo hará con todo el corazón y lo hará por ambos.

Nace una Estrella