Última Hora

Este viernes el Autocine Clandestino celebró su segunda edición en El Tajo del Parque de Diversiones, San José. Alrededor de 60 autos disfrutaron de una velada romántica con gastronomía deliciosa, en un regreso a los años 70´s.

La cita era a las 6:00 p. m., los participantes podían empezar a llegar desde las 5:20 p. m., desde esa hora los vehículos iniciaron la fila. Después de unos 20 minutos la hilera era ya bastante extensa y fue cuando dejaron ingresar a los carros a El Tajo.

Te reciben chicas vestidas de meseras al estilo ‘american diner’ con sus tapabocas que no pueden faltar en tiempos de coronavirus. Ellas entregan una caja con alimentos y una hielera con bebidas en un estilo de estación gastronómica.

La caja contiene: sliders de pulled pork, chicken lollypops, churros y galletas de chocolate, todo elaborado por la chef costarricense, Mónica Peñaranda. Además, de unas papitas en gajos, palomitas dulces y saladas.

Tras recoger los alimentos, se procede acomodar los carros. En la entrada virtual viene señalado la zona y el número de puesto del vehículo. De esta manera la acomodación fue sencilla y rápida.

Al ser al aire libre la velada se volvió más romántica para aquellos que venían en pareja, cuando la temperatura fue bajando y los ánimos subiendo. Hubo una pequeña llovizna intermitente, pero no fue un impedimento para disfrutar de la película “El Jugador de Ajedrez” (España, 2017).

Autocine Clandestino se sumó a otros cinemas, los cuales son parte de una iniciativa en la cual, al proyectar dicha película española, cada dos entradas vendidas equivalen a un almuerzo para alguna persona afectada económicamente por la pandemia de COVID-19.


El audio fue posible al sintonizar Radio Clandestina 88.1 FM. Si uno necesitaba ir al baño, prendía la luz de la cabina y el personal lo guiaba hasta el servicio sanitario.

La película empezó a eso de las 6:50 p. m. y terminó a las 8: 30 p. m. momento en que dieron la señal para salir por el lado derecho. Todos los carros de inmediato empezaron a evacuar de manera ordenada. Los colaboradores se agruparon en la salida para despedir y dar las gracias a los invitados, siempre manteniendo distancia con mascarillas y guantes.