Última Hora

La actriz Scarlett Johansson no pensó que su anuncio causaría tantos problemas.

Johansson participó en un comercial de la marca de refrescos SodaStream. El mismo sería parte del Super Bowl, sin embargo, los productores no aceptaron la transmisión del anuncio.

El video con gran contenido sexual no fue censurado por esto, sino por el cierre del comercial.

Los organizadores reconocieron a medios estadounidenses que la mención a marcas, como Pepsi y Coca-Cola, los llevó a tomar esta decisión.

El anunció intentará ingresar a programación regular de los medios estadounidenses.