Por Josué Sánchez |30 de noviembre de 2016, 5:17 AM

La Procuraduría General de la Justicia en el Estado de México aseguró que la muerte del actor Renato López no fue por un secuestro, sino más bien se dio por un ajuste de cuentas. 

Así lo dio a conocer la periodista mexicana Flor Rubio en uno de sus programas de radio, en el que aseguró que al momento del asesinato a balazos el actor y su acompañante estaban en una zona conocida por la distribución de drogas.

Hasta este momento las autoridades no han involucrado a los fallecidos con alguna venta ilegal de estupefacientes.

López recibió cuatro impactos de bala en el abdomen, mientras que a su representante se le disparó también en cuatro veces, tanto en el abdomen como en el rostro.

En la escena del asesinato se encontraron 13 casquillos de bala.