Última Hora

Las autoridades de vida silvestre todavía están desconcertadas por lo que podría haber estado matando elefantes en el oeste de Zimbabue, con un saldo de 22 animales muertos hasta ahora, dijo un funcionario este jueves (03.09.2020).

Durante el fin de semana, 12 elefantes fueron encontrados muertos en la selva de Pandamasuwe (oeste), entre el parque nacional de Hwange y las Cataratas Victoria, y otros 10 fueron descubiertos esta semana.

"Todavía estamos esperando los resultados de laboratorio para determinar a qué han sucumbido realmente estos 22 elefantes", dijo a dpa Tinashe Farawo, portavoz de la Autoridad de Gestión de Parques y Vida Silvestre de Zimbabue. "Continuamos con nuestra vigilancia en serie del parque con drones para monitorear la situación", agregó.

Hasta ahora, las pruebas han descartado lo que las autoridades sospecharon inicialmente que era una infección de ántrax, dijo a periodistas el ministro de Medio Ambiente de Zimbabue, Mangaliso Ndlovu, a principios de esta semana.

Por otra parte, los guardabosques en un principio temieron que estos jóvenes paquidermos, de entre 2 y 6 años, hubieran sido envenenados por cazadores furtivos. Pero sus colmillos estaban intactos y ningún otro animal, inclusive los buitres, los habían alcanzado.

Infección bacteriológica

"Tengo un informe que indica que se trata de una infección bacteriológica", afirmó a la AFP el portavoz de la autoridad encargada de los parques nacionales, Tinashe Farawo.

Estos ejemplares eran demasiado pequeños para alcanzar las hojas en las copas de los árboles, y presumiblemente ingirieron estas bacterias al comer plantas venenosas en el suelo, explicó.

Zimbabue tiene una de las mayores poblaciones de elefantes del mundo

Zimbabue alberga a más de 84.000 elefantes, casi el doble de la capacidad de su carga ecológica estimada para entre 45.000 y 50.000 ejemplares. Los elefantes "sufren tal hacinamiento y sobrepoblación que su vegetación predilecta ha desaparecido y terminan comiendo lo que sea, incluso plantas venenosas", explicó Farawo.

En la reserva de Huange, donde habitan entre 45.000 y 53.000 elefantes en unos 14.600 km2, muchos han muerto de hambre y sed en los últimos años.

En 2013, al menos 300 elefantes también sucumbieron por envenenamiento cerca de puntos con agua en la reserva.

En la vecina Botsuana, que cuenta con 130.000 elefantes en libertad, la población más grande del mundo, la misteriosa muerte este año de más de 300 paquidermos ha sido atribuida a toxinas naturales.