Última Hora

En una cadena de mensajes, donde el nonagenario político Mahathir Mohamad defendió los valores del islam y las diferencias culturales y religiosas con respecto a los países de occidente, Mahathir tachó de "primitivo" a Macron por la defensa del mandatario francés de la libertad de expresión a raíz del asesinato de un profesor en París por enseñar a sus alumnos dibujos del profeta Mahoma durante una clase.

El malasio, quien aseguro en sus primeras publicaciones que "como musulmán no aprueba el asesinato", fue elevando el tono de sus mensajes hasta afirmar que "los mulsulmanes tienen derecho a estar furiosos y matar a millones de franceses por las masacres cometidas por Francia en el pasado".

Comentario de Mahathir fue retirado de Twitter

El comentario, que durante horas permaneció visible en el perfil de Mahathir, quien gobernó malasia entre 1981 y 2003 y entre 2018 y febrero de este año, fue retirado por la red social al precisar que viola las normas de la plataforma.

Mahathir, afamado por sus ataques contra occidente e Israel, publicó la cadena horas después del ataque terrorista con arma blanca en una iglesia católica del centro de Niza, en la Costa Azul francesa, donde murieron tres personas.

El sospechoso de este ataque, un tunecino de 21 años y quien profería gritos de "Alá es grande", fue neutralizado por la Policía y permanece ingresado en un hospital con estado crítico.

El ataque ocurrió dos semanas después de que el profesor Samuel Paty fuera decapitado por un checheno en una escuela de las afueras de París por mostrar caricaturas de Mahoma en clase.

Malasia se unió este semana al coro de países musulmanes que han criticado las palabras de Macron, aunque a diferencia de otras naciones no ha llamado a boicotear los productos franceses.

Dichas llamadas al boicot y condenas al gobierno francés se produjeron después de que Macron afirmara la semana pasada que Francia "no renunciará a las caricaturas" de Mahoma, tras el asesinato y decapitación de un profesor por haber mostrado a sus alumnos las que el semanario Charlie Hebdo publicó en septiembre durante una clase en un instituto.