Última Hora

Una retirada voluntaria de automóviles de la compañía japonesa Toyota por una bomba de carburante defectuosa afecta ya a 5,84 millones de unidades en el mundo, 2,6 millones más que en marzo, declaró este jueves un portavoz del grupo.

Se concentra sobre todo en la zona de Norteamérica, donde un total de 3,7 millones de automóviles (incluidos 3,3 millones en Estados Unidos) se ven afectados por esta retirada del mercado que comenzó a principios de año y abarca un total de 44 modelos de las marcas Toyota y Lexus en todo el mundo.

En China se trata de 660.000 unidades, 320.000 en Japón, 480.000 en el resto de Asia y Oceanía, 110.000 en Europa y 570.000 en las otras zonas del mundo, detalló la fuente. Esta retirada gigantesca se lanzó en enero en Estados Unidos en casi 700.000 automóviles del grupo, pero en marzo ya eran 3,18 millones en todo el mundo.

La bomba de combustible de los vehículos afectados puede dejar de funcionar, lo que puede apagar de repente el motor y provocar accidentes. 

Toyota "sigue investigando" internamente el origen de este fallo a gran escala, según el portavoz.