Última Hora

Siete personas han muerto en el Reino Unido a causa de unos raros coágulos de sangre después de recibir la vacuna de AstraZeneca contra el COVID-19.

La Agencia Reguladora de Medicinas y Cuidados para la Salud (MHRA, en inglés) del Reino Unido señaló ayer que identificaron 30 casos de unos raros coágulos de sangre entre los 18,1 millones de personas vacunadas con ese preparado hasta finales de marzo. "Siete de ellos perecieron", indica el organismo en un comunicado este sábado.

Ese organismo regulador puntualizó, no obstante, que los riesgos asociados a estos coágulos son "muy pequeños" y que la población debería aceptar la vacuna cuando sea ofrecida por la Sanidad. De los 30 incidentes, 22 corresponden a trombos cerebrales venosos (CVST, por sus siglas en inglés) y ocho a otros problemas relacionados con la coagulación de sangre con bajas plaquetas.

La prensa británica informa de que prosiguen las investigaciones para determinar si es el preparado de AstraZeneca el responsable de causar estos trombos. Esta información sale a la luz después de que Alemania decidiera suspender el uso de AstraZeneca para las personas menores de 60 años ante el temor de un posible vínculo con coágulos.