Última Hora

El Ministerio de Defensa surcoreano informó este jueves que Corea del Norte disparó a un funcionario sureño desaparecido esta semana en la frontera entre ambos países y que incineró su cuerpo, un acto que calificó de "brutal" y por el cual exigió explicaciones a Pionyang.

El funcionario, de 47 años, identificado solo como "A", desapareció el pasado lunes cuando estaba a bordo de un barco del Ministerio de Pesca que se encontraba en ese momento a unos 10 kilómetros de la frontera marítima occidental, la tensa y disputada Línea Límite Norte (LLN).

Tropas norcoreanas "hallaron al hombre en sus aguas y cometieron un acto brutal al dispararle e incinerar su cuerpo, según el exhaustivo análisis militar que hemos hecho de varios datos de inteligencia", explicó el Ministerio en un comunicado.

"Nuestro ejército condena con dureza semejante acto brutal y urge al Norte a ofrecer una explicación y a castigar a aquellos responsables. También advertimos a Corea del Norte que toda responsabilidad sobre este incidente recae sobre ellos", añade el texto.

Es la primera vez que un civil surcoreano muere a manos del ejército norcoreano desde noviembre de 2010, cuando un bombardeo norteño sobre la isla de Yeonpyeong, justamente en la misma zona donde desapareció el funcionario, costó la vida a dos habitantes de la isla y a dos soldados.

Cierre de fronteras

Antes de eso, en julio de 2008 soldados del Ejército Popular de Corea (KPA) mataron a tiros a una sureña que estaba realizando una visita turística al complejo turístico norteño del Monte Kumgang y que aparentemente entró en una zona militar restringida.

Según la inteligencia analizada por Seúl, una patrulla marítima norcoreana encontró un día después de su desaparición a la deriva al funcionario, que llevaba un chaleco salvavidas y estaba agarrado a un objeto flotante, y lo subió a bordo.

Al parecer el hombre fue interrogado por personal que usaba "máscara antigás" y horas después, "tras una orden superior", fue ejecutado y su cadáver, tras ser rociado con combustible, fue incinerado a bordo, dijo en rueda de prensa el responsable de operaciones del Estado Mayor Conjunto (JCS) surcoreano, Ahn Young-ho.

Se cree que la brutal ejecución puede responder a las medidas de Corea del Norte, de cerrar fronteras a cal y canto desde el inicio de la pandemia para combatir la COVID-19.

Ahn añadió que "A", del que solo se encontraron sus zapatos a bordo del buque del Ministerio de Pesca, aparentemente tenía intención de desertar al Norte.

También indicó que el Sur trató sin éxito de ponerse en contacto con el Norte en relación con este caso, que promete volver a incrementar la tensión en la península.