Última Hora

A estas alturas, jornada 9, está claro que el cambio de entrenador no trajo el viraje que buscaba el Schalke 04 al despedir hace semanas a David Wagner y traer a Manuel Baum. La espiral de caos que vive el club sigue dando vueltas frenéticas, de tal modo que la conclusión es simple: para encontrar el remedio hay que buscar más allá del banquillo.

Dos gotas derramaron el de por sí colmado vaso de calamidades para el Schalke. La primera fue un presunto desplante a cargo del defensor francés Benjamin Stambouli, que en el partido contra Wolfsburgo fue sacado del terreno de juego por Baum y, según algunas versiones, abandonó el estadio antes de que acabara el encuentro (Schalke perdió 2-0).

Tanto Stambouli como el club de Gelsenkirchen refutaron categóricamente la especie, aunque dejaron entrever que en efecto sucedió algún tipo de incidente. Se conversó con el jugador, y se aclararon las cosas, según el parte oficial.

Para Ibisevic, cese fulminante

Otro vendaval en esta semana turbulenta para el Schalke fue un enfrentamiento vehemente entre el delantero bosnio Vedad Ibisevic y el asistente técnico de Manuel Baum: el brasileño Naldo, una figura emblemática del Schalke 04 desde sus épocas como jugador activo.

Ibisevic llegó a los mineros con la intención de ayudar al equipo a salir de la crisis. El atacante, uno de los máximos goleadores extranjeros en toda la historia de la Bundesliga, contribuiría con su experiencia a estabilizar el ánimo de los jugadores más inexpertos.

No fue eso, sino todo lo contrario, lo que dejó el zafarrancho con Naldo. Y como el Schalke lo que menos necesita es echarle fuego a la hoguera de una crisis profunda, optó por una medida drástica. Ibisevic fue retirado inmediatamente de la convocatoria, y se rescindirá el contrato entre el club y el jugador, medida efectiva a partir de 31 de diciembre.

Cambios también en la directiva

Otros conatos de indisciplina fueron atacados de manera frontal. El marroquí Amine Harit se retiró del campo en el encuentro contra el Wolfsburgo sin saludar al entrenador, y fue puesto en la congeladora. Nabil Bentaleb, a quien también se le adjudica no contribuir a la armonía en el vestidor, será transferido "a más tardar en el verano de 2021”, se informó de manera oficial.

Por si todo esto fuera poco, fue removido de su puesto el encargado de la plantilla, Michael Reschke, en medio de rumores sobre supuestas negociaciones ocultas para la transferencia de algunos jugadores del Schalke, concretamente Omar Mascarell, al Hertha Berlín.

Aunque dichos rumores fueron desmentidos, la separación de Reschke y el Schalke se mantiene intocada.

¿Se verán resultados en la cancha?

Falta ver si todas estas convulsiones mejorarán en algo la situación deportiva del Schalke. El club marcha como último lugar en la tabla y llega a la jornada 9 para enfrentarse a un Borussia Mönchengladbach motivado tras su triunfo en la Champions League.

Es evidente que, medidas discipinarias aparte, para el Schalke lo más importante es mejorar en la cancha. No será fácil. En su próximo partido no contará con el central Salif Sané ni con el atacante portugués Gonzalo Paciencia, ambos por lesión. Serán necesarios algunos enroques, poniendo incluso a jugadores como el mediocampista Alessandro Schöpf en posiciones improvisadas, y recurriendo a algunos jóvenes de la cantera.

Quizá de la necesidad nacerá la inventiva, y el caos del Schalke se convierta en cosmos. Y la inventiva, en no pocas ocasiones, es la primera puerta hacia el estrecho callejón de los milagros.

Puede escuchar el comentario en vivo de este partido este sábado 28 de noviembre a las 17:25 UTC, a través de DW y sus radios asociadas en América Latina, en "Bundesliga en directo".