Última Hora

El vasto plan de inversiones para modernizar las infraestructuras de Estados Unidos propuesto por el presidente Joe Biden superó nuevos obstáculos gracias a acuerdos poco frecuentes entre republicanos y demócratas en el Senado, donde podría votarse su aprobación a principios de semana.

Aunque ya no hay dudas de que este texto de unas 2.700 páginas será aprobado por el Senado, su futuro es más incierto en la Cámara de Representantes, donde han surgido pugnas entre el ala izquierda y los centristas dentro de la estrecha mayoría demócrata.

Según Biden, este proyecto "histórico" prevé 550.000 millones de dólares de gasto federales en carreteras, puentes y transportes, pero también en internet de banda ancha y en la lucha contra el cambio climático.

En total son 1,2 billones de dólares, el equivalente al Producto Interior Bruto de España en 2020, si se incluye la reorientación de otros fondos públicos existentes.

Trump amenaza a senadores republicanos

El domingo por la noche, el proyecto de ley superó ampliamente varias votaciones de procedimiento en el Senado, donde más de un tercio de los republicanos se unieron a la escasa mayoría de los demócratas.

La votación final podría programarse para el lunes o el martes.

El expresidente republicano Donald Trump amenazó este fin de semana con tomar represalias electorales contra los senadores de su partido que apoyen el proyecto.

Pero esto no impidió que 18 de ellos, incluido su influyente líder Mitch McConnell, respaldaran el domingo el avance del texto hacia la votación final.

La Oficina Presupuestaria del Congreso (CBO) ha estimado que el plan añadirá 256.000 millones de dólares al déficit entre 2021 y 2031. Este impacto preocupa a varios republicanos que se oponen al plan.

Pero sus partidarios dijeron que la CBO no pudo contabilizar formalmente todos los ahorros e ingresos adicionales previstos, y que cubrirán el coste de estas medidas.