Última Hora

Un grupo de piedras antiguas y pulidas encontradas en Wyoming podrían haber sido transportadas más de 1.600 kilómetros en las enormes barrigas de los dinosaurios herbívoros. 

El estudio publicado en la revista Terra Nova es el primero de este tipo que utiliza las llamadas piedras estomacales –rocas conocidas como "gastrolitos" que se tragan para ayudar a triturar la comida en el estómago– como indicador de la migración de los dinosaurios.

Un equipo de geólogos de la Universidad de Texas sugiere que un conjunto de cantos rodados lisos y rojos de cuarcita, encontrados en la formación Morrison de Wyoming, fue depositado allí por dinosaurios procedentes de Wisconsin, la única zona con afloramientos de este tipo de roca.

Un dúo de geólogos formado por padre e hijo recogió los gastrolitos en discusión en 2017 durante una investigación de campo. El hallazgo llegó por el aspecto brillante de las piedras, que parecía fuera de lugar rodeado por la roca de barro de grano fino que predomina en la formación Morrison, informó The New York Times.

Las rocas datan de finales del Jurásico

Para averiguar de dónde podían proceder las rocas, los investigadores las trituraron y examinaron unos diminutos cristales que residían en su interior, llamados circones. Los análisis de circón sugirieron que las rocas datan de finales del Jurásico, hace aproximadamente 150 millones de años, y que parecen haberse originado a unos 620 kilómetros al este.

"Creemos que [estas piedras] fueron transportadas desde el sur de Wisconsin hasta el centro-norte de Wyoming en el vientre de un dinosaurio", dijo a Live Science el investigador principal del estudio, Josh Malone, estudiante de posgrado en la Escuela Jackson de Geociencias de la Universidad de Texas en Austin. "Imaginamos que, una vez ingeridos, fueron arrastrados y finalmente depositados fuera dentro de la deposición de Morrison".

En declaraciones a The New York Times, Malone añade que es la primera vez que se utilizan los gastrolitos para inferir los movimientos de los dinosaurios.

Potencial ejemplo más largo de migración de dinosaurios

Recientes descubrimientos demuestran que los dinosaurios migraban cientos de kilómetros, tal vez para encontrar nuevas zonas de alimentación o de acuerdo con el ciclo anual de cambios de clima y temperatura. El nuevo hallazgo del estudio duplica con creces los viajes más largos atribuidos a los saurópodos.

Este nuevo hallazgo es "uno de los ejemplos más largos, si no el más largo, de migración de dinosaurios [no aviar]" de los que se tiene constancia, añadió el coinvestigador del estudio Michael D'Emic, profesor asociado del Departamento de Biología de la Universidad Adelphi de Nueva York.

No obstante, la hipótesis de este estudio se basa en si estas rocas eran realmente gastrolitos, una afirmación que se hace más ambigua por el hecho de que las rocas no se encontraron en el contexto de un esqueleto fósil, según The New York Times.

En cualquier caso, la idea de utilizar gastrolitos auténticos para reconstruir las rutas migratorias es intrigante. Según Oliver Wings, geólogo y paleontólogo de vertebrados de la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg (Alemania), que no participó en la investigación, aseguró a The New York Times que la técnica detallada en el artículo para inferir los movimientos de los dinosaurios podría ser una contribución significativa a la paleontología: "Sería increíble que pudieran utilizar ese método en gastrolitos auténticos".