Última Hora

Los tres países bálticos, incluidos dos con fronteras con Bielorrusia, impusieron este miércoles limitaciones al tráfico aéreo hacia y desde Bielorrusia y el uso del espacio aéreo de Bielorrusia a raíz del "secuestro" del domingo de un vuelo de Ryanair desde Atenas a Vilnius para arrestar a un periodista disidente que viajaba a bordo del avión

Letonia y Lituania cerraron su espacio aéreo a todo el tráfico aéreo de Bielorrusia, exigieron a las aerolíneas que operan desde sus países que eviten sobrevolar Bielorrusia y suspendieron los derechos de aterrizaje y uso del aeropuerto para Belavia, la aerolínea nacional de Bielorrusia.

Estonia adoptó una línea algo más suave, desalentando el uso del espacio aéreo de Bielorrusia por parte de los transportistas que operan desde el país báltico más septentrional. Al mismo tiempo, mantiene abierto el espacio aéreo estonio para Belavia y otros operadores de aviación de Bielorrusia.

Las medidas tomadas por los países bálticos están en línea con las restricciones al tráfico aéreo con Bielorrusia adoptadas por la Unión Europea (UE) en una reunión de emergencia el lunes.

El ministro de Transporte de Letonia, Talis Linkaits, dijo que la anulación de los derechos de aterrizaje y los servicios aeroportuarios para Belavia y otras aerolíneas de Bielorrusia entró en vigencia de inmediato. "El vuelo de hoy (miércoles) de Minsk a Riga ha sido cancelado", dijo el ministro.

Cuando los periodistas le preguntaron si las sanciones tendrían un impacto económico, Linkaits dijo que la principal consideración para las medidas era la seguridad de los pasajeros y las tripulaciones y que el incidente del domingo había mostrado que el espacio aéreo de Bielorrusia no era seguro.

Sin embargo, el ministro admitió que las prohibiciones más prolongadas del tráfico aéreo con y a través de Bielorrusia tendrían costos, aunque insinuó que la UE estaba considerando un plan de compensación para los países con compañías aéreas afectadas negativamente por las sanciones.

Los costos podrían incluir tiempos de vuelo más largos y tarifas de servicio aeroportuario perdidas y pagos por tránsito en el espacio aéreo.